El poder muestra al hombre

poder
Políticos en el poder FOTO: WEB
- en Opinión

Emilio Cárdenas Escobosa / ¿Son posibles nuevos vínculos entre ética y política? ¿Es factible entender a la sociedad política y más específicamente a quienes han hecho de esta actividad su modo de vida sin hacer juicios de valor sobre las acciones de los hombres públicos? Por sus obras los conocemos, y el juicio popular a la gestión de los hombres de poder emana de la percepción que dejan sobre su apego a normas éticas de conducta, las más elementales, las que espera todo ciudadano de sus representante

Ética y política no son simplemente teorías sobre las que infinidad de pensadores y analistas debaten y han debatido desde hace siglos, ni conceptos a los que dedican su estudio. Son, más allá de conceptos, hechos que no requieren demostración. Que están a la vista de todos y no pueden ser ocultados con discursos o estrategias mediáticas. Así como los ciudadanos tomamos cada día opciones éticas o políticas porque no vivimos en soledad sino en comunidad, los hombres públicos en las decisiones que toman y en su estilo personal de gobernar optan, y lo hacen invariablemente entre servir al interés general o servir a su peculio y a las camarillas que los rodean; con la diferencia de la trascendencia y el impacto social que tiene la opción que tome un ciudadano a la que elija el gobernante

La crisis de la política en nuestras sociedades y la creciente desconfianza de los ciudadanos hacia los políticos sugieren la urgencia de redefinir las relaciones entre ética y política. Desde el marco de las libertades democráticas, la reflexión debe involucrar tanto los niveles más profundos de nuestra vida política, como sus instancias de práctica más cotidianas

El problema se centra hoy en la necesidad de sanear el ejercicio de la política que se desarrolla a la par de un proceso -casi necesario, según algunos- de corrupción. Todo conduce al problema de ver cómo se “etifica” o “moraliza” la política. Parecería que el problema práctico se reduce a la forma de moralizar (según el criterio de la moral común) una actividad que por otros conceptos parece violar sus decretos.

Ética y política están íntimamente vinculadas en Aristóteles. La ética desemboca en la política y se subordina a ella, en la medida en que la voluntad individual ha de subordinarse a las voluntades de toda una comunidad. Pero también, la política permitirá que el Estado eduque a los hombres en la virtud y, sobre todo, en la justicia:

Ética y política se refieren ambos al bien del hombre. Y el bien de la ciudad y el del individuo coinciden porque la felicidad de la comunidad, como un todo, es la suma de la felicidad de cada individuo que integre esa comunidad. El Estado, además, ha de dedicarse a educar a sus ciudadanos en la virtud y a permitir que los ciudadanos sean felices.

Sólo en una polis feliz alcanzarán la felicidad los hombres, decía el filósofo griego

La respuesta de Aristóteles a la “moralización de la política” apuntaba a que el problema no es que la política deba o no seguir o abandonar la moral común, o bien que valgan excepciones para ella, o que tenga una moral específica. La respuesta era y sigue siendo que la política es moral, que la política es ética en sí misma. No es una actividad que teniendo determinadas exigencias prácticas deba además ser ética, sino que ella misma es una parte de la ética

En el hombre que ha dedicado su vida a la política la identificación de su actuar con la moralidad tiene un sentido trascendental, porque, siguiendo a Aristóteles, la política es la forma más alta de la moralida.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. sabias palabras,solo los hombres rectos,y honestos,como ud.que con sus escritos invita a la reflexion comprenden que la politica es entrega ,es amor a la humanidad y una sabia virtud.lastima que estemos rodeados de pòliticos depredadores traicionando a su pueblo sometiendolo a tanta pobreza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.