Razones de “pesos”…

Talento
Xalapa, Ver. Javier Duarte de Ochoa, Alberto Silva Ramos y Gina Domínguez Colío FOTO: MIGUEL ANGEL CARMONA/FOTOVER
- en Opinión

Maryjose Gamboa / Si de algo estoy convencida, es que si se tuviera que elegir entre los excesos que la libertad de expresión a veces conlleva, o la sumisión que la represión implica, SIEMPRE debemos optar por la primera opción… Y siendo así coincido plenamente con la postura del Coordinador de Comunicación Social del Gobierno del Estado, Elías Assad, y no sólo en el sentido de respetar el derecho que cada periodista, columnista, o “escribano”, tiene de difundir lo que guste con o sin sustento alguno, también en la postura de NO caer en el despilfarro infame de recursos públicos para qué, como ocurrió durante DOCE AÑOS, muchos medios de comunicación en Veracruz ocultaran datos y cifras, difundieran mentiras o calumnias, o fueran parte de una escalofriante estrategia de simulación, simple y llanamente por razones de pesos y no de peso, como en teoría debería ser.

Más de TRECE MIL MILLONES de “razones”, o lo que es lo mismo, TRECE MIL MILLONES DE PESOS, fueron utilizados durante el sexenio de Javier Duarte “N”, para que muchos de los dueños de estos medios o Directores de portales “informativos” se mantuvieran “fieles” al régimen que los hizo “prósperos”… Durante cada año el sexenio anterior, y basados exclusivamente en lo oficialmente documentado, invirtió cerca de 2 MIL 200 MILLONES DE PESOS en “convenios publicitarios” para que mucha de la prensa hoy crítica e implacable, no publicara la cifra REAL de desaparecidos, de ejecutados, de secuestrados, extorsionados, o de víctimas de cualquier delito en general.

Hoy en día, el dinero destinado a la difusión de las acciones gubernamentales -vía redes sociales en su mayoría- es 98% menor, a la que ocuparon los voceros consentidos de la “nueva prensa crítica” y que bueno que así sea. Qué bueno que lleven el recuento puntual de los delitos cometidos cada día. Qué bueno que ya se no oculten ni cifras ni datos. Qué bueno que puedan hacer este ejercicio matemático que no hicieron por ejemplo, durante aquel año en el que Fidel Herrera reportó CERO SECUESTROS y EJECUCIONES en la entidad, aun cuando a raíz de la matanza en Villarín se abrieron las puertas del infierno en Veracruz, y aun cuándo cinco años después, ya con Javier Duarte “N” en el trono, se registraban en el interior de cada casa –NO en carpetas de investigación- la desaparición de quince mil, o tal vez más, desapariciones de jóvenes en el estado, ocultados en fosas clandestinas.

Tal vez lo único cuestionable, y en el entendido que él mismo derecho que tienen todos los beneficiarios de ambos sexenios, tenemos las víctimas de los mismos de expresarnos en libertad, es que no se apeguen por los menos a algunas reglas básicas del periodismo; Investigar, documentar, informar, para finalmente opinar… Porque a diferencia de las redes sociales en las que cualquiera puede expresar como ciudadano lo que guste, en los medios de comunicación estas reglas siguen vigentes para quienes ejercen el oficio. De no ser así, basta con contrastar alguna nota o columna con otra escrita apenas unos días antes por la misma pluma, para demostrar que en esta sana “conversión” no incluyeron un factor PRIMORDIAL para construir y sostener algo de credibilidad; la CONGRUENCIA.

Y esto se lo comento porque hace un par de semanas leía una columna en la que masacraban al Fiscal General del Estado, porque en muchos cargos claves de la dependencia continuaban personajes cuya cercanía con el ex “fiscal” y ex “gobernantes” era tal, que bien pudiese interpretarse

como complicidad. Sin embargo, hace dos días cuándo muchos de estos fueron removidos o despedidos, estos mismos medios lo volvieron a masacrar pero ahora con el argumento que “pobrecitas y pobrecitos”, fueron removidos o despedidos sin razón.

Pues NO, así no es, y lo justo es decirlo… Claro, hubiera sido más justo decir desde el principio que, por más mediática y políticamente incorrecto que fuera el Fiscal General del Estado, Jorge Winckler, la realidad es que a su llegada a la dependencia se encontró que aproximadamente el 80% del personal, estaba “protegido” por diversos sindicatos, y por lo tanto para poder hacer la depuración que exigimos varios, había que tener los recursos necesarios para liquidarlos conforme a la ley, demostrar su absoluta incapacidad, o incluso vincularlos a un proceso legal. Pero en cualquiera de los tres casos se requería o dinero (que no había porque para este año se le recortó el 30% del presupuesto, error imperdonable que nadie mencionó), o tiempo para investigarlos porque desde luego no les dejó Luis Ángel Bravo (pendiente igual de imperdonable, y ese sí EXCLUSIVAMENTE de la actual administración), ni una sola denuncia de las muchas que EXISTIERON en su contra.

Varias y varios de las y los manifestantes que hoy piden que se les hubiera “avisado antes” que no estaban haciendo su chamba, son los mismos que INCONDICIONALMENTE sirvieron a Luis Ángel Bravo, ex “fiscal” experto en apapachar a las madres que conforman los colectivos mientras se reía de su dolor a sus espaldas, y en sembrar la duda entre ellas mismas que algunas estaban “ bien patrocinadas por él”, cuándo la inmensa mayoría de ellas, incluidas las más críticas del anterior y el actual gobierno, JAMÁS le pondrían precio a la vida de sus hijas o hijos. A María del Consuelo Lagunas, a quien personalmente y por oficio le pedí como Directora del Instituto Municipal de las Mujeres de Boca del Río que investigara posibles “antros” que obviamente ya no existen, en los que se practicaba la trata de personas (teoría que insisto explica la desaparición de muchas jovencitas cuyos rasgos físicos eran similares) y simplemente IGNORÓ la solicitud con lo que les quitó a sus familias la posibilidad de encontrarlas CON VIDA. O de “personajes” como Rosario Zamora conocida como “la chacala”, brazo derecho de Bravo, y experta en manipular historias y criminalizar víctimas.

¿Entonces señores de qué se trata? ¿De exigir en un medio la depuración de Fiscales corruptos, cómplices de las atrocidades que desde una dependencia se cometían, pero cuándo se hace de convertirlos en víctimas de despido porque “pobrecitos”? ¿Y las víctimas de desaparición que gracias a muchas de ellas y a ellos JAMÁS volvieron a casa porque JAMÁS las buscaron no tienen derecho alguno? Y conste que es pregunta, porque si esa es la línea dictada por sus ex patrocinadores, pues entonces no entiendo cómo podrán seguir exigiendo la depuración de los cuerpos policiacos también, pero cuando se termine de hacer criticar a los que dejaron sin chamba a estos “pobrecitos elementos” que con tanta devoción “sirvieron a Veracruz”.

Veremos, porque la sabiduría popular no se equivoca, y efectivamente cada quién es dueño de su silencio (aunque sea cómplice) y esclavo de sus palabras (y más cuándo estas han quedado ahí, imborrables), y sólo teniendo MUY CLARA esta frase, podemos entonces sin temor a terminar exhibidos, exigir a las autoridades actuales lo que consideremos necesario, como por ejemplo la depuración TOTAL sin filias ni fobias, de policías, de ministeriales, de Directores de dependencias claves, de Directores de penales, y hasta de Fiscales y Secretarios… Pero sólo así, entendiendo que a la credibilidad y a la congruencia solo las sostienen nuestros propios dichos y hechos. Nada más.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. También el actual fiscal de desaparecidos el mentado coronel Gamboa ( que no sé si sea su pariente ) apapacha demás a las madres. Incluso se saluda de beso en la boca con una tal Michell quevedo y se abraza muy muy efusivamente con la tal Marcela Zurita alias mia Diors

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.