No se equivoque, gobernador

Gobernador
El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares durante su intervención en el homenaje al excomisario de la PF Camilo Castagné en San Rafael FOTO: LBP
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / 

Prefacio.

De verdad que da pena contrariar al gobernador, pero ni modo, la realidad supera hasta el más emotivo discurso. *** Este miércoles, como con ganas de echarle a perder a Miguel Ángel Yunes Linares su evento con la Policía Federal, los criminales en Veracruz se portaron especialmente mal. *** Tan sólo en este día se contabilizaron ¡once homicidios! Que echan por tierra ese cuento de que nuestro gobernador “se juega la vida” todos los días para proteger a los veracruzanos. *** Un taxista baleado en Papantla, otro en Tuxpan y uno más en Xalapa. También en la capital del estado, durante la mañana, fue encontrado un cadáver con huellas de tortura y amordazado, en la privada Monte Grande, de la colonia Coralillos.  *** En Tierra Blanca dos hombres fueron asesinados y otros dos resultaron heridos cuando desayunaban en el restaurante “El Capi”, ubicado a un costado de la autopista La Tinaja-Cosamaloapan. Los fallecidos fueron Rubén Rivera Canseco, reconocido ganadero de aquella zona, y César Domínguez Serna. *** En Córdoba, campesinos hallaron el cuerpo sin vida de un joven de 25 años tirado entre cañales de la comunidad Agustín Millán. El cuerpo presentaba heridas de arma de fuego y huellas de violencia. ***En Martínez de la Torre fue baleado el joven Enrique González Ávila, por sujetos que se movían a bordo de una motocicleta. La víctima recibió cuatro disparos, dos de ellos en la pierna izquierda, uno en la pierna derecha y uno más en la espalda. *** En Cuitláhuac varias personas que se encontraban en un autolavado, en la colonia San Pedro fueron atacados a tiros. Dos hombres murieron y una mujer resultó herida, pero ya en el hospital también falleció. *** ¿Qué sugieren? ¿Qué lo callemos y le dediquemos las ocho columnas al rescate de un joven secuestrado?

* * *

No se equivoque, señor gobernador. El único que en Veracruz ha criticado el desempeño de las fuerzas federales, de la Policía, de la Marina y el Ejército, ha sido usted, cuando ha pretendido evadir su responsabilidad respecto a la creciente incidencia delictiva, a la violencia e inseguridad que día con día se manifiestan a la alza en Veracruz.

Ha sido usted, señor gobernador, el que ha encontrado en la delincuencia organizada y en el trabajo de las fuerzas federales, su argumento para justificar el incumplimiento de una de sus más reiteradas promesas de campaña: que en seis meses, a partir de que asumiera el cargo de gobernador, les devolvería la tranquilidad a los veracruzanos.

Si asegura que es más fácil tomar una computadora y escribir, o subir a la red un comentario negativo en contra de la Policía, que tomar un arma y enfrentar a la delincuencia, es porque usted lo sabe bien. Los últimos 12 años se dedicó a eso: A sentarse frente a una computadora y criticar todo lo que las instituciones hacían. Hoy, que le toca estar del otro lado de la mesa, se queja de la incomprensión de los medios. Ya está entendiendo que no es lo mismo ser borracho que cantinero.

Qué bueno que aclare que no está pidiendo aplausos para su gestión. Nos costaría mucho encontrar razones para ello.

Este miércoles fue presentado el nuevo Comisionado de la Policía Federal para Veracruz. Se trata de Israel Galván Jaime, quien sustituye en el cargo al fallecido Juan Camilo Castagné, quien fuera ejecutado el pasado 24 de junio, en un restaurante de Cardel.

El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares dio un emotivo discurso en el que resaltó la valentía, el arrojo y el compromiso con México de todos los elementos de la Policía Federal, pero aprovechó para señalar a los medios y a los comunicadores que critican los pobres resultados en materia de combate a la delincuencia.

Como no ha podido con ellos (con nosotros, los comunicadores) Yunes Linares optó por “venderle” el pleito a la Policía Federal. El mensaje fue algo así como: “Yo sí les reconozco su valentía y su patriotismo. Son esos periodistas que todo lo quieren ver negro, los que no son capaces de admitir que se está trabajando para proteger a la sociedad”.

En efecto, como el propio Yunes Linares lo dijo, en Veracruz se da “todos los días la crítica”, todos los días se hacen señalamientos que él califica de “groseros”. Todos los días criticamos su ineficiencia, pero nunca hemos dicho que no se pueda, lo que hemos apuntado es que ¡su gobierno! no puede.

Es cierto, no hemos reconocido lo suficiente la extraordinaria labor de la Policía Federal, cuyos elementos (ellos sí, que dan la vida para vencer a la delincuencia y para que los veracruzanos volvamos a vivir en paz, no usted, señor gobernador) han sido la única barrera para evitar que los delincuentes se apoderen de Veracruz y de nuestras instituciones.

A esos policías federales les reconocemos que, luego de un mes de intensas y arduas investigaciones, hayan podido rescatar con vida al joven Jorge Wade. Sin embargo, me permito recordarle que en el primer semestre del presente año, tan solo en esta entidad se denunciaron 88 secuestros.

A los veracruzanos no los deja muy satisfechos que se pretende festinar un solo rescate frente a tantos actos similares, y les mueve a sospecha que el rescatado haya sido, casualmente, familiar cercano de un poderoso dirigente petrolero.

¿Justicia de primera y de segunda?

Los servidores públicos no deben medir su desempeño a partir de los aplausos que reciben. Ya conocemos los mecanismos que muchos políticos (como usted, señor gobernador) utilizan para patrocinar elogios y reprimir críticas.

El servidor público debe trabajar por la satisfacción personal de haber servido a su comunidad, de haber hecho las cosas bien. Esos son los servidores públicos valiosos y los encontramos en el hombre que recoge todos los días nuestra basura, o en el maestro que se para frente a sus alumnos y les transmite conocimiento, o en el que busca destrabar la ominosa burocracia que invade a nuestros gobiernos.

Para que un servidor público se haga merecedor de un reconocimiento de la sociedad, no necesita clavarse una pistola al cinto y treparse a una patrulla. Esos también son valiosos, pero no son los únicos.

Le tengo una noticia, señor gobernador: Mientras usted y su equipo sigan actuando con tanta arrogancia y sus acciones se destaquen por la ineficacia, lo seguiremos criticando.

Le sugiero poner especial atención en las palabras del nuevo Comisionado de la Policía Federal para Veracruz, Israel Galván Jaime: “Venimos a buscar justicia, no venganza”.

* * *

Epílogo.

Desde principios de semana se “filtró” a los medios, que la Fiscalía General del Estado habría iniciado una investigación en la que estaría involucrado el diputado local Fernando Kuri Kuri, coordinador de la bancada mixta “Juntos por Veracruz”. El tema no es nuevo, pero ya parece haber tomado forma. Las autoridades locales están escarbando en el tema de la presunta falsificación de certificados de bachillerato y títulos profesionales desde las oficinas de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV). Kuri Kuri asegura que la “invitación” de la Fiscalía para tomarle declaración sobre ese tema fue en calidad de “testigo”, aunque hay quienes aseguran que su bachillerato y su título, ambos obtenidos en esa institución educativa, podrían ser falsos. Pronto lo sabremos. *** Durante la ceremonia en la que fue presentado el nuevo Comisionado de la Policía Federal, Yunes Linares puso especial énfasis en la “brillante labor” de la Fiscalía del Estado. Es curioso, pues, que los colectivos que siguen en busca de sus familiares desaparecidos, insistan en que Jorge Winckler sea removido del cargo. El tema parece ser de sensibilidad, un atributo del que carecen en la Fiscalía.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.