A qué juega el gobernador

Gobernador
Perros jugando al Póker FOTO: CASSIUS MARCELLUS COOLIDGE
- en Opinión

Jorge Flores Martínez / En alguna ocasión escuché a mi abuelo hablar de su forma de clasificar a los políticos, él los separaba en jugadores de póker, ajedrez o dominó; lo retomo porque me parece interesante en este momento.

El político póker es quien sabe y conoce su suerte, tiene clara la importancia de aparentar lo que le conviene y, sabe que los cambios son indispensables, ya sea para confundir o para reforzar la mano. Juega y la apuesta es el todo por el todo, paga por ver y difícilmente dejará que vean su juego.

El político ajedrez es una persona metódica y analítica, su juego es a tres o cuatro movimientos, le divierte la respuesta de sus acciones y observa reacciones. Sabe el valor de cada una de sus piezas y siempre esta dispuesto a sacrificarlas por una ventaja. Un peón es siempre un peón, y por más que se le busque una torre nunca será un alfil.

El político dominó es puro cálculo, las fichas que tiene solo funcionan en la medida que afecten a su adversario, ya sea que lo tapen o que le cierren el juego. Las mulas pueden ser un estorbo o su salida perfecta, juega a puntos y lo importante es que su pareja sepa leer el juego.

Cualquiera de los tres tipos requiere de inteligencia, un jugador de póker siempre decide cuando entrar y subir la apuesta del juego, el de ajedrez depende de sus piezas en todo momento y, el de dominó tiene que hacer cuentas todo el tiempo y saber con que fichas cuentan sus adversarios.

Aquí lo divertido, porque no sirve para absolutamente nada, es clasificar a nuestros políticos; por desgracia, la mayoría son de matatenas o caniqueros, si bien les va. Son pocos, pero muy pocos, los que veo que observan y analizan a detalle; prácticamente a todos los sorprenden las reacciones, cuando muchas veces son de esperarse. La gran mayoría solo son raterillos de poca monta y con mucha suerte.

Vamos a ponerlo en la mesa, el actual gobierno de Veracruz está jugando póker, y muchos ya le encontraron la medida, saben que juego tiene y conocen perfectamente con qué cartas cuenta. Una tercia de cincos no le alcanza para nada y, blofear ya no le va a resultar.

Si fuera ajedrez, no juega más que el rey, y lo está dejando expuesto y listo para el jaque constante. El enroque no lleva a nada, en todo juego es una medida desesperada y por lo regular inútil.

En caso de ser dominó, pues ni idea a qué juegan, simplemente nadie le sigue el juego al gobernador y solo tiran fichas a lo menso, para deleite del adversario. Tienen un juegazo, todo es cuestión que no se tapen el juego entre ellos.

Espero equivocarme, pero no veo estrategia ni inteligencia, solo veo un actor y una serie de fichas perfecta y cómodamente agazapadas atrás del gobernador.  Los casos mal manejados le han pasado la factura al jefe y todos los colaboradores limpios, es como jugar ajedrez y proteger los peones con los alfiles y torres y dejar completamente expuesto al rey.

Creo que el estilo del gobernador, como ya lo dije, es de político póker es lo que le queda y tiene, le falta en su equipo la inteligencia para pasar al tablero de ajedrez. Hasta el día de hoy sus asesores y cercanos, supongo, no le han dicho con que cuentan sus adversarios, lo de cárcel y que regresen lo robado ya no los espanta y ahora les toca revirar a los adversarios y uno, por lo menos uno, ya tuvo las fichas como para tomarse una foto en pleno palacio, con el jefe.

La jugada es complicadísima, el riesgo es enorme y es decisión del que gobierna definir el juego.

Mi opinión y mi, muy pero muy humilde, consejo es, pase del póker al ajedrez; analice sus piezas y piense muy bien cuáles está dispuesto a sacrificar. Muchas veces para sacar de la jugada a un alfil del adversario, se requiere dejar en el camino una torre o un caballo propios.

Creo que vale la pena, el juego se hace más interesante y, en definitiva, más estresante para sus adversarios.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.