Buena propuesta de la diputada Tanya Carola contra discriminación escolar; ¡aguas maestros!, ya se acabaron las ventaneadas a los alumnos

Discriminación
La diputada Tanya Carola Viveros propuso modificar la ley de educación para combatir contra la discriminación escolar FOTO: WEB

En LBP creemos que cuando hay que denunciar alguna injusticia por parte de algún servidor público es nuestro deber hacerlo de manera pronta y con objetividad. Sin embargo, también creemos que cuando algún servidor público hace bien su trabajo y logra algún beneficio para los demás, este hecho también debe ser destacado. Tal es el caso de la diputada Tanya Carola, de la fracción legislativa de Morena.

Resulta que esta joven legisladora, durante la quinta sesión ordinaria del segundo periodo de la LXIV Legislatura, propuso modificar la citada ley para indicar que el estado garantice que la educación que se imparta se haga sin distinción alguna de origen, raza, color, sexo, género, idioma, religión, opinión política, preferencia u orientación sexual, condición o actividad social.

Esta propuesta resulta fresca e innovadora y llenaría un vacío que existe en muchas escuelas de Veracruz. En ocasiones, maestros abusan del poder y humillan a los alumnos por su rendimiento escolar, preferencia sexual o religión. Como ejemplo; durante mucho tiempo, a los miembros de la organización religiosa Testigos de Jehová, se les expulsaba de la escuela por no saludar a la bandera y eran objeto de discriminación por los mismos directores; este acoso cesó sólo hasta que un caso llegó a la Suprema Corte de Justicia y falló a favor de los niños Testigos de Jehová, asentando jurisprudencia.

Por cierto, dentro de la propuesta de la diputada Tanya Carola se incluye que en caso de que algún maestro haya incurrido en una falta de discriminación contra algún alumno, el docente deberá pedir disculpas mediante la lectura y publicación de una carta abierta visible en un medio de comunicación cuando así lo solicite la persona afectada y se compruebe que la infracción le haya causado daño, exposición pública, escarnio, o cualquier comentario negativo dentro o fuera del centro educativo, generando la obligación de restituir a la persona afectada en el goce y ejercicio del derecho vulnerado. Así que, ¡aguas maestros! ya se acabaron las ventaneadas a los alumnos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.