Tomás Carrillo Hernández

Carrillo
Tomás Carrillo Hernández FOTO: IMPULSO POLÍTICO
- en Opinión

Sergio González Levet / El domingo 5 de mayo, como una centella, cayó la cuenta pendiente del corazón sobre el periodista Tomás Carrillo Hernández, todo un reportero legendario en la Cuenca del Papaloapan, desde donde manejó durante tantos y tantos años, lleno de enjundia por el oficio, la información de esa zona candente.

La noticia sobre su sentido fallecimiento cundió entre sus amigos y colegas -que es decir lo mismo en el caso de los comunicadores verdaderos-. De todo el estado, desde el centro del país, empezaron las llamadas de sorpresa y condolencia, porque nadie imaginaba que Tomás, el gran Tomás, ya había mandado su última nota como corresponsal de los noticieros de Radio y Televisión de Veracruz, en donde era uno de los mejores y más antiguos.

Apenas el sábado 29 de abril, una semana antes, platicaba sobre él con su hijo, Tomás Carrillo Sánchez, y me decía que su padre siempre le había advertido sobre lo difícil que era la profesión de reportero; difícil y peligrosa, porque había que tener mucho cuidado en lo que se publicaba. Y más en pueblos pequeños. en donde te encontrabas y tal vez tenías que enfrentar a la vuelta de la esquina a todo aquel que hubieras criticado o señalado por la comisión de algún error o algún delito.

Tomás Carrillo hijo, sin ser el primogénito, sí era el hijo que llevaba su nombre, y el que más se le parecía en lo físico. Y diría que el más cercano, sobre todo en el sentido de que fue el que mejor abrevó la sabiduría de su padre; sabiduría de reportero que no es decir poco.

Duro trance para él perder a su querido padre en un momento crucial, en plena campaña para presidente municipal de su pueblo, cuando el show de la política deberá continuar a pesar del dolor y la nostalgia.

Pero regresemos al padre ido, al colega que se nos adelantó como del rayo -que dijera el poeta Miguel Hernández-: como corresponsal de radio y televisión, siempre fue inconfundible con su acento indeleble, su estilo de decir o escribir las cosas, y la precisión de sus comunicados.

Para los jefes de información y de redacción, tener de corresponsal o reportero a Tomás Carrillo era una verdadera bendición, porque no había necesidad de corroborar sus datos precisos, no se tenía que corregir nada de su sintaxis precisa y cumplida; las cabezas para sus notas surgían diáfanas desde el primer párrafo; las respuestas a las preguntas quien, cómo, cuándo, etc., siempre estaban respondidas.

Seguramente su antigua máquina de escribir y su moderna computadora ya están extrañando el trabajo febril de Tomás. En aquella mesa de trabajo de su casa de Cosamaloapan habitará para siempre el eco del repiqueteo sobre el teclado; de su voz fuerte y precisa, tropical como ninguna otra, con la que pasaba las notas por el teléfono.

Lo vamos a extrañar, como se extraña a los compañeros que se van desgajando con el paso de los años que, ay, cada día son más.

Pero no nos dejemos llevar por la pesadumbre, porque Tomás Carrillo vivió a plenitud su oficio de comunicador.

Gloria al reportero que hoy ha pasado al umbral de la historia. Las musas lo inspiraron. No será olvidado.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.