Vergüenza

Calderón
Felipe Calderón Hinojosa / Foto: solucionpolitica.net
- en Opinión

Virginia Durán Campollo / Es una vergüenza que un pueblo empobrecido en el casi 50% de su población, mantenga a inútiles ex gobernantes. No es posible que después de que los presidentes mexicanos roban a manos llenas y hacen grandes negocios, aún se les tenga que mantener. Además de los 200 mil pesos mensuales, generan al año gastos millonarios en secretarias, ujieres, choferes, secretarios particulares y toda una parafernalia como se acostumbraron. Eso es no tener un poco de compasión, de aquellos que empobrecieron a través de sus malas administraciones.  Han generado a una reducida élite política de millonarios.  Los panistas que, supuestamente, nos darían el cambio se sumaron y sumieron, con los poderes facticos del país. El erario público nacional mantiene a las viudas de López Portillo y De la Madrid, al sanguinario Luis Echeverría- que por algo tiene una ancianidad tan deprimente- y al zángano de Vicente Fox. Éste último y su prostituida Martha Sahagún disfrutan de una riqueza insultante, en una réplica de Los Pinos que habitaron.

*** Ahora es Felipe Calderón- “haiga sido como haiga sido”- quien en una extraña y tardía bonhomía da su sueldo a una fundación de niños con cáncer. Sin embargo durante su sexenio, hubo los grandes negocios con sus cuñados y con Juan Camilo Mouriño, a quien Felipe le lloró como si fuera su viuda y hasta se atrevió a nombrarlo héroe nacional. La familia de éste último, ultimado, continúa gozando de los bienes de la nación atreves del petróleo. En lo que se refiere a las guardias personales, del estado mayor presidencial, podría haber una razón de su protección que es onerosa. Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo, se encumbraron económicamente y conformaron a familias muy poderosas- en los maximatos modernos- que al igual que todos, gozarán los beneficios de la nación. Estos dos son pájaros de cuenta.

*** Está visto que de los gobiernos, nunca se logrará transformar los usos y costumbres de la clase política. La única forma es la organización ciudadana y la creación de conductos representativos, que impugnen y hagan cumplir la ley en todos sentidos. No nos cansaremos de hablarlo. De alertar a la ciudadanía, de que tienen que mirar a los funcionarios públicos no como tlatoanis sino como lo que son: nuestros empleados. No permitir que ninguno de ellos los trate mal y con groserías. Muchos de ellos son de orígenes muy bajos- incluso ni la primaria cursaron- y el poder les ciega. Si lo hace con sujetos con educación y cultura, pues con los demás cuantimás. En Veracruz, ya tuvimos el amargo ejemplo con los pasados.  Con el actual, las cosas no pintan nada bien por lo que se ve.

*** Los jilgueros deben contener su canto. Aquellos que le calientan la cabeza a Miguel Ángel Yunes Linares. No pueden jugar con la suposición que puede ser un fuerte candidato panista, para la presidencia de la república, cuando no hay ninguna posibilidad.  Sabe sus limitaciones, que ya demostró -por ejemplo- en el incumplimiento de sus promesas de campaña y la depresión pos parto. Tiene cuentas pendientes y debe anclarlas.  Trasciende a nivel nacional, que tiene un gobierno mediático y de confrontación.

*** Me preguntan amigos panistas del centro: “Y tú gobernador ¿cuándo se va a poner a trabajar?

*** Los diputados del actual Congreso local, no tendrán la suerte de los pasados- inmorales, cómplices y omisos- ya que se les llamará a cuenta, más pronto de lo que se imaginan. Hay una parálisis total, salvo los exabruptos de algunos y la presencia de Vicente Benítez, Juan Manuel del Castillo y Callejas para pena de la justicia.

*** Y para las agruras del mole…usted sabrá que tomar. Hasta la próxima.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.