PAN: la peor candidata para enfrentar a Morena

Candidata
Tere King y Miguel Ángel Yunes Linares FOTO: MUSSIO CÁRDENAS
- en Opinión

Mussio Cárdenas Arellano /

* Tere King, ilustre desconocida  * Jesús Moreno, ninguneado  * El panismo, suplantado por el lastre del PRI  * Con Samy, en 1997, Yunes se equivocó  * Centralazo en Morena  * 212 candidatos impuestos, no elegidos  * Carranza por Coatza  * SIOP: 81 contratos cancelados  * Se pierden 400 millones asignados

Sin recato, pregona Tere King Cancino que los astros se alinearon a su favor. Y que será alcaldesa de Coatzacoalcos, dice, con la venia de Miguel Ángel Yunes Linares, de Marcelo Montiel, de Iván Hillman, de Oscar Fosado, de Rogelio Lemarroy. Unos con poder, otros con millones, para robarle la elección a Morena.

Ya es precandidata panista la hija priista del ex alcalde Francisco King (o Chiu, que era el apellido con el que nació) y que llegó a la presidencia municipal en 1973 con una traición, al PRI, y se fue del palacio con otra peor, su regreso al PRI.

Su registro confirma que en el PAN el pragmatismo cunde, la vergüenza no existe, que los verdugos del pueblo, ayer, son los aliados a modo, hoy, y que el Peje López Obrador no miente cuando les espeta que son más de lo mismo.

A falta de PAN, priistas. Y de ellos echa mano Yunes gobernador, sabedor que con el panismo del sur no se cuenta, por conformista y falto de eficiencia, carentes de cuadros y peor de estructuras electorales para ir por el voto a las colonias y congregaciones, y que todo lo resuelven, o creen resolverlo, desde el café o en misa.

Importa, pues, el nuevo dueño del PAN —y del PRD— en Veracruz, Miyuli de Soledad, a lo peor del PRI para enfrentar la amenaza del Movimiento de Regeneración Nacional, cuya presencia en el sur es letal, avasalladora, con un voto en automático y un crecimiento político espectacular, pese a sus conflictos, de los que los votantes saben poco o nada, de la testarudez de la diosa de Morena, Rocío Nahle, o de ser la cuna en que se reciclan los despojos del PRI, los Mijangos, los Azuela o doña Mónica Robles de Hillman, la que se robó el parque del DIF para cumplir su obsesión ambiental.

Apabullado en la elección de 2016 en el sur de Veracruz, Yunes Linares tuvo que tragarse los triunfos de Morena en los distritos Cosoleacaque, Minatitlán, Coatzacoalcos Urbano y Coatzacoalcos Rural. Y la paliza fue de antología.

Hoy enfrenta la adversidad con un conejo —o mejor dicho coneja— sacada de la chistera: Arbedina Teresa King Cancino, tan transparente que ni los priistas la detectan, tan lejana a la tarea política que fue diputada suplente y luego accedió al Congreso sin dejar rastro.

Su registro y virtual candidatura se formalizó este domingo 26, en Xalapa, acuerpada por el poder económico, por los amigos del dinero, no por el panismo que ni la fuma, con el que no hay vinculación.

Llevará como síndico al ex priista Jesús Moreno Delgado, frustrado aspirante a ser candidato a alcalde, que en un alarde de aventurero quemó las naves, dejó su militancia y se inscribió en la mecánica de tocar puertas, sonreír a sus enemigos, lanzar lisonjas y aplaudir a la nueva pandilla, la pandilla azul.

Moreno Delgado es la presencia del marcelismo en el PAN, amén de sus alfiles de siempre, Pedro Hernández y Juvenal Patiño, éste inscrito para ser nuevamente regidor en Coatzacoalcos.

Entrampado, Jesús Moreno, alias El Chayanne de las Colonias, mejor toma la sindicatura, si es que el PAN logra ganar la elección, pues en el PRI se cerró las puertas. De nada valieron las fotos con Yunes y sus hijos, la monarquía azul, y con el secretario de Gobierno, Rogelio Franco.

Nada, pues, se cuenta en torno a Tere King. Y quizá de ahí le nace a la hija del ex alcalde Pancho King pregonar que en torno a ella va el marcelismo, el yunismo azul, el ex presidente municipal Rogelio Lemarroy González, amigo del gobernador; Oscar Fosado Montalvo, el constructor number uan de Iván Hillman Chapoy, lo mismo en el ayuntamiento de Coatzacoalcos que en la delegación de Conagua en Veracruz.

Todos como maquinaria electoral para que el PRIAN se adueñe de algo así como 5 mil millones de pesos en el próximo cuatrienio. De ahí la confluencia de capitales para comprar la elección. De ahí la operación del marcelismo y el yunismo para robarle a Morena una elección que tiene más que ganada por el repudio a los gobiernos priistas, por el efecto Duarte, por las ganas de sepultar lo que tenga tufo a PRIANPRD.

Quienes tienen memoria han de recordar un escenario similar en 1997. Miguel Ángel Yunes Linares, entonces líder del PRI en Veracruz, se empeñó en imponer a un empresario, Samy Hayek Domínguez (Tony Macías, el suegro incómodo, pregona que es el hermano que él decidió tener), y la derrota fue fenomenal. Armando Rotter, el PRD, la izquierda, lo hicieron añicos en las urnas. Hoy, con Morena, la felpa pinta igual.

Tácitamente consumada, la imposición de Arbedina Tere King (Arbedina por su mamá) como candidata panista a la alcaldía de Coatzacoalcos ha sido tema de controversia dentro y fuera del PRI, por el nexo con el constructor Oscar Fosado, socio de su esposo Alvaro Ruiz, y por sus ligas con el ex alcalde Iván Hillman Chapoy.

Manuel Rosete Chávez, autor de Apuntes, advirtió el 20 de febrero que tras el proyecto para llevar a Tere King a la candidatura del PAN, está el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, vía Iván Hillman y los constructores Oscar Fosado y Rogelio Lemarroy:

¿Pero cuál fue el plan que Fidel Herrera le ordenó a Hillman aplicar? Precisamente el de cabildear a través de dos empresarios a los que ha beneficiado con cientos de millones de pesos en obras de infraestructura  en la Comisión Nacional del Agua, con el zar de las gasolineras Rogelio Lemarroy González  para que éste le ‘vendiera’ a su amigo Miguel Ángel Yunes Linares el cuento de que Teresa King era el bálsamo que el PAN y su aliado el PRD requieren para imponerse al Movimiento Regeneración Nacional el primer domingo de junio.

“Y pareciera que Lemarroy, que en política es una nulidad, pese a ser tan exitoso para hacer dinero, mordió el anzuelo de su exempleado y hoy potentado constructor Oscar Fosado —compadre del alcalde de Coatzacoalcos— y no dudó en descolgar el teléfono para contar a Yunes bellezas de la señora King Cancino, esposa por cierto de Álvaro Ruíz, socio principal de Fosmon Construcciones, empresa que se ha visto beneficiada con decenas de contratos de obras millonarias desde que Hillman ocupó espacios en la dirección de Capufe, como Presidente Municipal y después como delegado de la región Golfo-Centro de la Comisión Nacional del Agua”.

INFORME ROJO retomó el argumento de Manuel Rosete y evidenció el doble juego del Clan del grupo Hillman-Robles para impulsar un proyecto por el PAN, y otro por Morena, en el que la familia del ex alcalde ivanista pesa más que el mismo Peje López Obrador:

En el documento titulado ‘Robles, Hillman, King’, se establece la relación de Iván Hillman con el Grupo Integra, que preside su esposa, la ex diputada priista-verde, Mónica Robles Barajas, quien a su vez es miembro del Clan de la Succión, por su mamá, la ex diputada perredista, Roselia Barajas Olea; su padre, el propietario de Diario del Istmo, José Pablo Robles Martínez, todos con el control del partido Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, vía la diputada federal Rocío Nahle.

“Sea por Morena o por el PAN, con Fosado vinculado a Rogelio Lemarroy, del que fue contratista favorito entre 1994 y 1997, el Clan de la Succión y Fidel Herrera doblegan a Yunes azul.

“Y de la corrupción en Conagua ni quien se acuerde”.

Yunes Linares decidió jugar con esa carta, la de Tere King, quizá la peor, para enfrentar a Morena.

Hay un dato clave, inexplorado aún, que evidencia que todos son parte de un episodio de arbitrariedad política: la planta de tratamiento de aguas residuales de Coatzacoalcos.

Siendo Yunes Linares secretario de Gobierno, Patricio Chirinos Calero gobernador de Veracruz, la empresa Obras Portuarias de Coatzacoalcos fue despojada del contrato de construcción de dicha planta, ganada mediante licitación.

Hubo un nuevo concurso. Ganó Fosmon, de Oscar Fosado, contratista favorito del entonces alcalde Rogelio Lemarroy.

Reventó el yunismo a OPC, que demandó, ganó en unos juzgados, de la mano del corrupto juez Daniel Núñez Juárez, y perdió en otros hasta que se quedó sin nada. O eso parecía porque Tony Macías, el suegro incómodo de Javier Duarte, decidió que CMAS le pagara a OPC una planilla de liquidación pese a perder el juicio. Hoy cobra OPC violando la ley.

De todo usa Yunes para que el duartismo no lo supere y Fidel Herrera no lo tuerza. Echa mano del lastre del PRI, de lo menos apreciado entre los priistas, una Tere King que milita en las filas del jet-set pero no aterriza en las colonias, desconocida, ignorada, profundamente inexistente.

Grande es la apuesta del gobernador. Difícil que el PAN venza a Morena. Quizá le tira al fraude electoral. Quizá se desplome al tercer lugar, rebasado por el PRI.

Y con Tere King la derrota es el principio del fin.

Archivo muerto

Al más puro estilo de la mafia en el poder —el dedazo priista—, Morena impone candidatos a las 212 alcaldías de Veracruz. Sin asambleas municipales, pues para eso desaparecieron los comités municipales, violando estatutos, la Comisión Nacional de Elecciones del pejepartido decidió quiénes van a la contienda del 4 de junio. Este sábado 25 hubo humo blanco en la cúpula morenista y concluyó la primera parte de la farsa democrática para imponer a los elegidos de Andrés Manuel López Obrador y su pandilla. Por Coatzacoalcos va Víctor Manuel Carranza Rosaldo, a quien ya le llueve piña por un presunto acto de corrupción en Pemex que lo llevó a la inhabilitación, del que por supuesto nada dice su madrina, la diputada federal Rocío Nahle García. En Minatitlán se le hizo justicia al viejo líder azufrero, hombre íntegro, que por sus ideas y su inquebrantable lucha por su gremio paró en la cárcel en represalia por haber exhibido la corrupción del cacique cetemista, Fidel Velázquez Sánchez, y sus hijos; dejó en el camino a Xóchitl Arbezú. Por Las Choapas entra la diputada local con licencia, Eva Cadena Sandoval. Será candidato de Morena en Agua Dulce, Sergio Lennin Guzmán Ricárdez; en Cosoleacaque, Mario Andrés Díaz Zúñiga; Jáltipan, Lucas Martínez; Acayucan, Raúl David Salomón García; Nanchital, Esmeralda Mora Zamudio, suplente de la diputada federal Rocío Nahle; Moloacán, la periodista de Diario del Istmo, Victoria Rasgado Pérez; Ixhuatlán del Sureste, Natividad Hernández Gutiérrez, y Tatahuicapan, el cuestionado Marcos Eloy González Martínez, sobre quien pesa un proceso penal y varias carpetas de investigación por la toma de la presa Yuribia en reiteradas ocasiones, lo que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares calificó como un chantaje de los tatahuis de Morena y el financiamiento del ex gobernador Javier Duarte al pejepartido, a razón de 2.5 millones de pesos mensuales vía convenio suscrito en diciembre de 2014. Otros que quisieron ser y se quedaron en el camino, burlados y menospreciados, fueron Armando Rotter y Jesús Hernández en Coatzacoalcos; el dueño del periódico El Buen Tono, José Abella García, en Córdoba; Rafael Acosta Croda, ex panista y principal detractor del clan de los Yunes azules, en el puerto de Veracruz, y Yolanda Carrasco Linares, en Nanchital, quien fue la única que no se percató que le estaban tomando el pelo. Con un centralazo determina el Pejelagarto a sus candidatos, faltando al sobado sonsonete de Morena: “No robar, no mentir, no traicionar al pueblo”. Pero sí a los morenistas. Hay reclamos, huelga de hambre, amagos de impugnación, deserciones. Sólo falta que alguno se declare candidato legítimo, parodiando al mesiánico López Obrador que hasta se colocó la banda presidencial y hasta juró defender a México con su rollo… Por el PRI, Carlos Vasconcelos Guevara es ya virtual candidato a la alcaldía de Coatzacoalcos. Nadie más se registró. Va Vasconcelos de la mano de Pepe Yunes, el tenebroso senador veracruzano, que primero lo hizo diputado local y ahora lo lanza a realizar la misión imposible: ganar la elección del 4 de junio. Tras formalizar su registro, el sábado 25, el líder de la CTM regional le dio duro a los priistas que dejaron al PRI, “unos cuatro o cinco”, dice, que ni militantes reales eran, que no afectan la estructura del tricolor. Entre el priismo, es quizá su único activo y se advierte que mandará al tercer lugar al PAN-PRD con su candidata Tere King. Lo otro es alcanzar a Morena en la intención de voto, que suena titánico, a menos que en el pejepartido los conflictos provoquen una escisión… Pifia o mala leche en la SIOP. Asignó 81 contratos en diciembre, no para hacer obra sino para evitar que la partida presupuestal federal les fuera cancelada por no haberla ejercido. Iniciaba el yunismo y comenzaba a despuntar que los azules también son ratas. Hace unas horas, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público echó abajo las asignaciones de obra porque advirtió irregularidades en los procedimientos licitatorios, algunos de ellos realizados a destiempo. Con ese argumento, la SHCP retiró la partida presupuestal y a ver quién le toma en el pelo en la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas a cargo del panista Julen Rementería del Puerto. ¿Qué se perdió? Un poco más de 400 millones de pesos. ¿A quién reventaron? A 81 constructores que gastaron en las fianzas que por ley deben presentar para que les asignen los contratos, algunos de los cuales iniciaron los trabajos con recursos propios pues el personal de la SIOP los forzó a arrancar las obras sin haber recibido el anticipo. ¿Alguna diferencia con el nefasto régimen de Javier Duarte?…

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.