Este árbol aún da frutos

Protagonistas
Javier Duarte de Ocho, Miguel Alemán Velasco y Fidel Herrera Beltrán FOTO: AGENCIA FOTOVER
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / 

Prefacio.

Es digno de reconocimiento que Miguel Ángel Yunes Linares admita que se han disparado las cifras en materia de ejecuciones. En tan sólo una semana se elevaron de 17 a 25. Llama la atención que separe las llamadas “ejecuciones” (término utilizado para crímenes que cometen bandas del crimen organizado) con los homicidios dolosos, este sí un concepto admitido en las estadísticas oficiales. Ahí Yunes linares tampoco tiene mucho de qué presumir, pues la semana pasada se reportaron 12 casos, y esta semana 11. *** En cifras que aportó el propio gobernador de Veracruz, los secuestros bajaron de una semana a otra, de 7 a 1, mientras que los robos a comercio se redujeron de 96 a 90; el robo de vehículos pasó de 154 a 128; la extorsión aumentó de 6 casos a 15; el robo a casa habitación subió de 54 a 56, mientras que los robos a bancos se mantuvieron igual. *** La noticia de que vendrá el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio (cada vez queda más claro que fue el funcionario federal que más apoyó a Miguel Ángel Yunes para hacerlo ganar en Veracruz) no tendría por qué alentar a los veracruzanos. También hizo acto de presencia al inicio de la breve gestión de Flavino Ríos y con eso nada se resolvió. *** Es mejor noticia la llegada de la Gendarmería, esa que prometió Yunes Linares desde su campaña electoral y no se ha concretado.

* * *

A principios de 2011, alguien que fue alto funcionario en la administración de Javier Duarte, me comentaba: “Pareciera que estamos despertando de una prolongada parranda. El gobierno está paralizado. Las arcas fueron saqueadas. Pero nos vamos a levantar, Veracruz es un estado muy noble, con gran potencial. Vamos a salir adelante”.

Y es que nadie en ese momento podría imaginar que Javier Duarte, el nuevo gobernador, iba pensar siquiera en tomar aunque fuera un peso del tesoro público, cuando le habían dejado fuertes pasivos que le ataban las manos.

Ya vimos que no fue así. Ya vimos que Veracruz da, no para uno, sino para múltiples saqueos.

Faltaban un par de meses para que Miguel Alemán entregara el gobierno y salió con la “genial idea” de solicitar un crédito por 3 mil 500 millones de pesos. Argumentó que la Federación le debía a Veracruz, en partidas para Educación, más de 5 mil millones de pesos, por lo que cuando se hiciera efectivo ese pasivo, se podría saldar el crédito y todavía quedarían fondos disponibles.

En la etapa de Fidel Herrera dicho pasivo se negoció. A Veracruz no llegaron más de 700 millones de pesos de esos 5 mil millones que se esperaban. La deuda de 3 mil 500 millones de pesos contratada por Alemán se elevó de forma exponencial.

En diciembre de 2010, al inicio de la administración de Javier Duarte, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que la deuda estatal ascendía a 21 mil 874 millones de pesos. Seis años después, en diciembre del 2016, la deuda registrada ante Hacienda era superior a los 46 mil millones de pesos.

¿Se puede seguir saqueando a Veracruz?

¡Por supuesto que sí!

Esta entidad maneja presupuestos anuales del orden de los 100 mil millones de pesos, y tiene, además una fortuna inimaginable en bienes. Veracruz es un negocio permanente, pues todo el tiempo está contratando servicios, recurre a empresas constructoras y tiene una amplia cartera de proveedores. Todo eso representa dinero, muchísimo dinero para servidores públicos corruptos.

¿Hay riesgo de que la actual administración incurra en las mismas prácticas que el actual gobernador denunció y que le sirvieron para abanderar su campaña?

¡Claro que sí!

Ya lo habíamos mencionado en este mismo espacio, y ahora el periódico de circulación nacional El Universal, en su columna Kiosko, lo ratifica: “¿Yunes sigue los pasos de Duarte? Aún no se cumplen ni los primeros tres meses de la administración del gobernador de Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes Linares, cuando, nos comentan, surgió la primera queja por presuntos actos de corrupción en la asignación de servicios médicos y hospitalarios. Nos platican que tras la denuncia que realizó el empresario Alejandro Cossio Hernández sobre la intención de adjudicar contratos millonarios sin licitación pública, comenzaron a filtrarse los montos y áreas donde se repetirían las irregularidades del anterior gobierno. Son cerca de 2 mil millones de pesos en servicios los que supuestamente se asignarán de manera directa, entre ellos de Servicio Integral de Banco de Sangre (300 millones), Servicio Integral de Laboratorio Clínico (850), Servicio Integral de Hemodiálisis (89), Servicio Integral de Digitalización (70), Medicamentos (800) y Material de curación (450). ¿Será que don Miguel Ángel quiere seguir los pasos de su antecesor, Javier Duarte?”.

¿Quién con un poco de sentido común podría imaginarse que en un estado tan saqueado como el de Veracruz todavía se pudieran hacer millonarios negocios?

Pues sí sucede. Y no sólo en el sector Salud. Ya se envió la iniciativa al Congreso para modificar la Ley de Tránsito, de manera que los propietarios de concesiones de transporte público puedan poseer más de una. Al mismo tiempo se están revisando las concesiones otorgadas en la pasada administración, y aquellas que muestren alguna irregularidad le será retirada a su poseedor, y asignada a otra persona. Y todo eso produce altos dividendos para los funcionarios estatales.

Y volverán a hacer negocios con las compañías constructoras, y con los proveedores de fertilizantes y de insecticidas para el campo veracruzano… y mientras, para “taparle el ojo al macho”, seguirán quejándose y exhibiendo todo lo que se robaron Fidel y Duarte, mientras ellos llenan sus alforjas.

* * *

Epílogo.

Está claro que las fiestas populares, esas que han sido incorporadas a las costumbres de los lugareños, sobreviven a cualquier embestida de carácter político. El Carnaval de Veracruz fue despreciado, bloqueado, ignorado, desestimado por las nuevas autoridades estatales, y sin embargo nada de eso ha impedido que miles de familias visiten el puerto jarocho a pasar unos días de alegría. Alguien debería aprender la lección. *** Este martes, en sesión extraordinaria, los diputados locales habrán de discutir y votar la petición del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares de una autorización para renegociar la deuda pública del Estado. Entre los legisladores se han escuchado quejas en el sentido de que no tienen claro en qué se habrán de utilizar los excedentes que se generen al ampliar los plazos y reducir tasas de interés. No hay que perder de vista que la reestructura es sólo una de las medidas que deberá asumir la actual administración si de verdad pretende sacar a Veracruz de la crisis. El déficit mensual alcanza los mil millones de pesos y la reestructura apenas significará un ahorro, en el servicio de la deuda, de unos 150 millones de pesos. Nadie ha explicado de dónde saldrán los otros 850 millones de pesos mensuales que debe recortar la administración estatal. *** A propósito de ejecuciones. Este fin de semana hay que contar la del líder cañero de la CNC del Ingenio La Providencia, Fernando Maza Muñoz, quien fue ultimado en el distribuidor vial “El Diamante”, de Córdoba. Además, en la comunidad de La Nueva Reforma, del municipio de Minatitlán, varios hombres irrumpieron en una fiesta para asesinar a uno de los presentes, lo que provocó un tiroteo. Y en Tamarindo, comunidad del municipio de Puente Nacional, el domingo fue encontrado el cuerpo sin vida de un joven, que presentaba un impacto de bala en la cabeza. La lista crece cada día.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.