AMLO y la prensa: tolerancia corta y lengua larga

CNTE
Andrés Manuel López Obrador / Foto: Yuri Cortez
- en Opinión

Mussio Cárdenas Arellano /

* Llama “maiceados” a periodistas que lo cuestionan  * Le dice corrupto a Yunes  * Lo acusa Miyuli: Duarte lo financió  * Los dineros del Yuribia  * Casi 59 mil millones, el robo de Duarte  * Truenan panistas contra Yunes  * Rotter cabildea en el DF  * Chagra, sin capital político  * Renuncia a la CEAPP

Su Santidad no tiene remedio. No admite crítica, ni disensos, ni voces que lo confronten con su realidad, con sus yerros, la apertura de Morena al cascajo del PRI y a las sobras del PAN, ni la prensa que pregunta y a la que por respuesta los tilda de maiceados del yunismo azul. Así es Andrés Manuel López Obrador.

Intolerante como es, AMLO viene a Veracruz y vuelve al conflicto por los votos, a su disputa con Miguel Ángel Yunes Linares, que si el cómplice de Salinas, que si PRI y PAN son lo mismo, que si Duarte es un corrupto pero el gobernador también.

Y qué bien, pero que a la prensa la respete.

Llega al aeropuerto Heriberto Jara, la mañana del miércoles 22, y ahí inicia el show. Lo aborda la prensa. Habla con su habitual parsimonia. Se explaya en lo suyo, en lo que representa el Movimiento de Regeneración Nacional.

Y de pronto la pregunta que irrita: por qué Morena da cabida a priistas y panistas con pasado de corrupción.

Se cabrea el líder de la izquierda. Entra al tema y sale de él. Su objetivo es la corrupción de los Yunes azules, la imposición del senador con licencia, Fernando Yunes Márquez, como alcalde de Veracruz, y la imposición de su otro hijo, el mayor, Miguel Ángel, como sucesor en el gobierno estatal, en 2018.

Sí, pero la prensa quiere saber sobre los cascajos que importa Morena, panistas y priistas que de tiempo atrás remaban contra Yunes Linares y tenían nexos con Javier Duarte, prófugo de la justicia por el saqueo a las arcas públicas, por el robo de los casi 59 mil millones de pesos.

Larga la lengua, refiere El Peje que sus nuevas adquisiciones —el panista Rafael Acosta Croda y el expriísta Carlos Uscanga— “son menos corruptos” que Yunes y su familia.

“Cualquiera de ellos tiene más solvencia moral que Yunes Linares. El caso de Yunes es lamentable (…) siendo Yunes salinista que se enriqueció de manera asombrosa, de manera inexplicable”.

Y hasta ahí. Su Santidad El Peje no aguanta una pregunta más y los embiste.

“Ustedes están muy apoyadores de Yunes Linares, —dice— y lo lamento mucho (…) saben lo que es lo de Yunes, es una monarquía corrupta. Cómo es posible que los cargos se entreguen a los hijos (…) Lo que yo estoy viendo es que Yunes maicea bastante aquí a los medios de información. Reparte Maíz con gorgojo”.

Se evade con ese improperio, con un agravio que irrita a los reporteros que sólo querían saber para poder informar, que sacude a todo un gremio.

En otra parte de la entrevista, López Obrador menciona:

“Ya no se dejen chorear por Yunes. Ahora resulta que Yunes está convertido en el paladín de la honestidad, cuando Yunes es muy corrupto, ahora como burla está apoyando a su hijo para que sea el candidato a presidente municipal de Veracruz, lo quiere imponer”.

Y se refiere al hallazgo de la bodega, en Córdoba, donde yacían los objetos robados por Javier Duarte y su esposa Karime Macías Tubilla a Casa Veracruz, la residencia oficial. Y entre lo asegurado, las libretas en que la ex primera dama llevaba el control de los dineros, los prestanombres, los bancos, las propiedades en México y en el extranjero.

En 11 años, El Pejelagrto no ha cambiado. Desde el célebre “Ya cállate chachalaca”, dirigido a Vicente Fox, hasta hoy, nada varía en López Obrador.

Aquel rasgo de intolerancia lo hizo trizas. Se hallaba a 15 puntos de distancia de Felipe Calderón y la guerra mediática lo desplomó. Eso y el video en que su operador estrella, René Bejarano, tomaba lo que le ponía al alcance el empresario Carlos Ahumada Kurtz, varios fajos de billetes y hasta las ligas.

Suya, la intolerancia vuelve a escena en su respuesta agraviante a los reporteros del puerto de Veracruz que sólo cumplían con su labor: preguntar. Y preguntaban para informar.

Del caso saca raja política Yunes gobernador, hábil y vivo, usando a la prensa para embestir al líder de Morena:

“Cada día queda más claro que Andrés Manuel López Obrador padece un severo desequilibrio mental. Así lo indica su actitud autoritaria.

“Hoy llegó al aeropuerto de Veracruz y ofendió a los periodistas, les dijo que estaban ‘maiceados’.

“Ese es el López Obrador de a de veras, es el López Obrador autoritario, desequilibrado, desquiciado, pero también corrupto; y hoy se descubrió cómo es, se enojó porque di a conocer la bodega donde Duarte guardaba información, seguramente le preocupó que allí hubiera información que involucre a Morena con los hechos de corrupción de Duarte.

Duarte les daba dinero, López Obrador y tú lo sabes.

“Yo no voy a permitir que este individuo desquiciado y bocón siga de manera impune ofendiendo, lastimando sin que tenga respuesta.

“Si quieres López Obrador combatir la corrupción, no lo hagas frente a los micrófonos, hazlo frente a las autoridades, aporta pruebas, como lo he hecho yo.

“Yo sí he combatido la corrupción. Tú lo que has hecho, es vivir del presupuesto toda tu vida y vivir muy bien”.

Responde El Peje y reta: que le pruebe si Duarte le dio un peso o que renuncie. Y si lo hace, el que se va es López Obrador.

“Yo le digo al señor ​Yunes, es sencillo, es cosa nada más de que él demuestre que Duarte me dio dinero y yo renuncio a la política, me retiro de la política”.

Y agregó: “nunca lo he visto.

“Así como yo estoy diciendo que renuncio a la política, si Yunes demuestra que Duarte me dio dinero, así le pido al señor Yunes Linares que si no es cierto que él deje la gubernatura de Veracruz, que deje el poder que ostenta porque no le está haciendo ningún bien al pueblo de Veracruz”.

Horas después, Yunes lo vuelve a increpar y recuerda: el financiamiento se dio a través del subsidio de Javier Duarte a Morena en Tatahuicapan, 2.5 millones de pesos al mes a cambio de que los tatahuis no bloquearan las válvulas de la presa Yuribia y dejaran sin agua a la población de Coatzacoalcos.

“Te quiero recordar —agregó Yunes—, por si ya se le te olvidó, que tú y tu movimiento recibían 2 millones y medio de pesos mensuales de Duarte, y la razón, si se le puede llamar razón por la cual lo recibían, era la amenaza de dejar sin agua a los habitantes de Coatzacoalcos cerrando las válvulas de la presa Yuribia.

“Cada mes, 2 millones y medio de pesos para financiar a Morena en el Sur del Estado.

“Quiero también preguntarte por qué nunca has pedido castigo para Duarte, por qué nunca has actuado”.

Lo confronta la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas, vía su presidenta, Ana Laura Pérez Mendoza, quién le exige una disculpa pública a los reporteros tildados de “maiceados”. Y apunta:

“En la entrevista los reporteros plantean las preguntas con mucho respeto y ese respeto merecen de López Obrador”.

Así se trenzan AMLO y Yunes, cada uno en su disputa por la elección municipal, el preámbulo del 2018 y el juego del poder.

Deplorable el show, maestra a un Yunes obsesivo, que gobierna con las tripas, ignorantes todos, menos él.

Deleznable el espectáculo, exhibe al Pejelagarto igual, atado al episodio de la chachalaca de 2006, que lo mostró incapaz de escuchar, proclive a la mordaza, mi voz se escucha, la de los otros se calla.

Gusta, pues, Su Santidad AMLO de la prensa que lo corteja, que no lo inquieta, que no cuestiona, que no hurga en la figura pública para saber la verdad.

Su rasgo es intolerante. Es paranoide aquel que vive en la sospecha, que espera para sí lo peor de los demás, agobiado por la desconfianza. Es paranoide el Pejelagarto al suponer que las preguntas de los periodistas sobre el ingreso de priistas y panistas de reputación corrupta a Morena obedece a una instrucción yunista.

Su Santidad se concibe infalible, puro. Fuera de mí, todos son corruptos. Fuera de Morena, todos son la mafia en el poder. Y termina pactando con la mafia en el poder.

Así es y no va a cambiar. O quizá sí. Cuando sea presidente será peor.

Su Santidad El Peje, el de la tolerancia corta y la lengua larga.

Archivo muerto

Fue de 58 mil 868 millones de pesos el robo a Veracruz en los cinco primeros años del duartismo. Lo confirma el Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) al revelar el resultado de la cuenta pública 2015. Detalla el ORFIS que de 2011 a 2014, las observaciones son por 26 mil 42.6 millones; por el ejercicio 2015 son 11 mil 439.2 millones; otros 310.2 millones corresponden a procedimientos resarcitorios; observaciones por inversiones físicas, 3 mil 700.7 millones; por auditorías nacionales, 34.2 millones; por denuncias de hechos, 16 mil 305.8 millones, y por Denuncias penales por simulación de reintegros, 4 mil 770.2 millones. Su autor, Javier Duarte. Su cómplice, el PRI, el presidente Enrique Peña Nieto, los grupos priistas de Veracruz, sus partidos satélites, la oposición que siempre le aplaudió, el empresariado que supuso que había hecho el gran negocio, la prensa inmoral que todo le aplaudió y a la que le quedó a deber. Hubo evidencia en los días en que Javier Duarte detentaba el poder, acusado y señalado por la Auditoría Superior de la Federación. Hoy lo confirma el ORFIS que fue siempre, invariablemente, su tapadera, maquillando cifras, ocultando la verdad. Y todavía pretende el PRI que los veracruzanos no les apliquen voto de castigo… Truena el panismo de Coatzacoalcos contra el yunismo que impone priistas o que importa lo peor, lo corrupto, para intentar salvar la elección municipal en Coatzacoalcos. En corto, los doctrinarios y los neopanistas reclaman el agravio al PAN y vasallaje del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien viendo que esa fórmula, la de dejar que el priismo opere la elección, fue un fracaso y que se tradujo en derrota en la elección de diputado en 2016, se las vuelva a aplicar. Avizoran la debacle, la pérdida de la presidencia municipal, cuando vienen de un sonoro triunfo en los comicios que le arrebataron al PRI el gobierno de Veracruz. Salvo Alfredo Phinder Villalón, el panista que aparece en el sótano en la intención de voto, sus otras cartas son aquello contra lo que han luchado, priistas, tránsfugas del marcelismo, los que pretenden obtener lo que en el PRI se les negó. A días del cierre de registros, el panismo se ahoga, agoniza frente a la presencia de priismo que desde su rival político busca posiciones en el próximo cabildo de Coatzacoalcos. Sólo para unas cuantas regidurías les dará… Sigiloso, Armando Rotter viaja al DF, cabildea en medios de comunicación, se asesora para regatear la candidatura a la alcaldía de Coatzacoalcos por Morena. Busca y pacta con figuras que observan el proceso interno de Morena, el partido del Peje López Obrador, que vigilan el cumplimiento de la convocatoria para los aspirantes a contender por las alcaldías en Veracruz, que miden si López Obrador y su círculo de confianza están dispuestos a respetar el principio democrático. Rotter estudia el terreno y sin duda será el personaje que violentará a Morena, con denuncias e impugnaciones que habrán de entorpecer la elección del candidato a la presidencia municipal de Coatzacoalcos… No alerta en el PRI la partida de Roberto Chagra Nacif. Nada representa el ex síndico y ex funcionario fidelista, ahora que decidió emigrar a la sucursal priista, el Partido Verde Ecologista de México. Nada inquieta pues sólo Fidel Herrera Beltrán y Mily Chagra Nacif creen que Beto tiene algo de capital político. Sin trabajo político, sin grupo real, Beto Coca es una botarga política. Luce más grande de lo que realmente es. Simpático, reventado, Beto Chagra es de anécdotas, de sus días al frente de la Comisión de Agua y Saneamiento de Coatzacoalcos donde dejó un pasivo de 40 millones de pesos, mientras que no había noche en que los antros de prestigio se supiera de las bacanales con amigos y amigochas, siendo Beto, el funcionario, el alma del lugar. Brinca al PVEM como líder. Será candidato a regidor, el delirio por no dejar de mamar del presupuesto. Lo ungirá otro apestado, Javier Herrera Borunda, hijo del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, cuya presencia termina por esfumar los pocos votos que electorado le podría dar. Insólita la miopía de Fidel. No sabiendo qué trae Beto Chagra, lo pretende subir al cielo. Tal para cual… Por razones personales y profesionales, dejé la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas. Con fecha 14 de febrero enteré de mi renuncia a la presidenta, Ana Laura Pérez Mendoza, al pleno de los comisionados y al secretario ejecutivo, Jorge Morales Vázquez. En la próxima sesión se aprobará y se enterará al Congreso de Veracruz, como establece la norma, para determinar el relevo. CEAPP realiza cambios sustanciales, cuyo resultados se verán en breve. Trabaja en una reforma para darle mayor autonomía, desligarla del gobernador en turno, adelgazar el aparato burocrático, asignar mayores recursos a programas de seguridad, difusión de protocolos y protección a periodistas en situaciones de riesgo… Qué ojete el Peje. le llama maiceada con maíz con gorgojo a la prensa que siente alineada con el gober Yunes Linares. En esas anda José Pablo Robles Martínez, quemándole incienso a Miyuli como antes lo hizo con Fidel Herrera y Javier Duarte. Qué ojete AMLO pues se supone que Robles y el Clan de la Succión están en su bolsillo…

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.