Sara Ladrón de Guevara, sus miedos la derriban

Rectora
Sara Ladrón de Guevara FOTO: WEB

Sara Ladrón de Guevara no es resiliente, no se sabe adaptar a la adversidad, a ella los golpes y sus miedos la tumban, la derriban. Ya lo dejó demostrado cuando no pudo dar la cara por sus universitarios masacrados, ya lo dejó demostrado cuando no se animó a acudir a las manifestaciones que exigían, a su entonces amigo Duarte, el pago inmediato de la deuda que el Gobierno del estado tenía con la UV.

Ahora señala que están en riesgo varios programas sustantivos de la universidad. ¿A qué programas se referirá? ¿A los viáticos para alimentación diaria en La Pérgola de sus funcionarios de quinta? ¿A los viáticos para viajes? ¿A sus becarios, hijos de funcionarios duartistas? ¿A sus planes médicos? ¿Al sueldo de sus “aviadores” VIP? ¿Al pago de sus investigadores que también cobran en otra dependencia?

Hace mucho tiempo que la UV debió aprender a optimizar, debió aprender a administrarse. Pero a esos funcionarios de rectoría les sobra desidia y les falta imaginación. Más de cuatro mil millones de pesos no les alcanza, y si tuvieran ocho mil millones tampoco les alcanzaría, y si fueran 16 mil millones los seguirían dilapidando.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.