El gatopardismo del PRI se hace evidente con la candidatura de Ivonne Ortega a la presidencia

Gatopardismo
Ivonne Ortega FOTO: WEB

En la novela de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, El Gatopardo, el personaje de Tancredi declara a su tío Fabrizio la conocida frase: «Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie». Esta frase simboliza la capacidad de los sicilianos para adaptarse a lo largo de la historia a los distintos gobernantes de la isla, pero también la intención de la aristocracia de aceptar la revolución unificadora para poder conservar su influencia y poder. Los mexicanos tenemos otro dicho, cuando queremos decir que hay un cambio pero que es lo mismo, decimos que es «la misma gata, pero revolcada».

El gatopardismo del PRI se hace evidente con la candidatura de Ivonne Ortega a la presidencia de la República; la ex gobernadora del Estado de Yucatán ha presentado su renuncia como diputada federal para supuestamente aglutinar a las masas inconformes por el gasolinazo, y de refilón apuntalar su candidatura por ocupar la residencia oficial de Los Pinos.

Resulta sospechoso y hasta se pudiera considerar el plan B de Peña Nieto y su partido el PRI, no olvidemos que en ciencias políticas se suele llamar “gatopardista” o “lampedusiano” al político que inicia una transformación política revolucionaria pero que en la práctica sólo altera la parte superficial de las estructuras de poder, conservando intencionadamente el elemento esencial, y eso es precisamente lo que pretende hacer Peña Nieto y su grupo de alquimistas electorales, total, el asunto es frenar la llegada de AMLO.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.