Gracias a los “bocafloja”…

Bocafloja
Xalapa, Ver. Javier Duarte de Ochoa FOTO: PATTY BARRADAS/FOTOVER
- en Opinión

Maryjose Gamboa / Dios y la vida les conserven a los “amigos” de Javier Duarte la lengua larga y la boca floja, porque de otra manera quien sabe si a pesar del descarado saqueo a las arcas estatales y los comprobados excesos en todos los sentidos, se hubiese podido lograr que la banda completa tenga un pie en la cárcel…   Un medio nacional publicó ayer que Javier Duarte habría solicitado en el Juzgado Segundo de distrito con sede en  la ciudad de Xalapa un amparo en contra de cualquier orden de aprehensión, acto seguido el vocero de este, Alberto Silva, lo negó, sin embargo más tarde su equipo de sub normales lo confirmaban a través de sus infames correos y en una de sus interminables parrandas.

Primero, utilizando uno de sus correos “oficiales”, estos desde los cuales han arremetido de las formas más bajas y ruines en contra de todas y todos los adversarios de Duarte, difundían la versión que “los azules TAMBIÉN estaban amparados”… Y aunque desde luego lo primero es falso, la palabra TAMBIÉN reactivó la búsqueda de dicho amparo, búsqueda que se había detenido porque efectivamente en el Juzgado señalado por el medio que dio a conocer la información, no se tiene registrada ninguna solicitud de amparo promovida por Duarte.

Sin embargo la duda estaba sembrada y las especulaciones en torno a ella se incrementaban ¿Para qué necesita un amparo un tipo que tiene fuero? ¿Es real que acordó que en cuanto se lo concedan pedirá licencia al cargo? ¿El discurso entonces de Peña Nieto de no protegerlo es una trampa en lo que se escapa? Etcétera, etcétera… Afortunadamente y  gracias, SIEMPRE GRACIAS a los boca floja que rodean a Duarte se pudo obtener la información necesaria para ir despejando algunas dudas.

Uno de ellos, de los más cercanos además, tratándose de hacer el listo (porque NO LO ES) sugirió el modo en el que lo habrían solicitado para “no dejar huella”… El “Duartista” aseguró que el amparo EXISTE pero que fue promovido en otro estado, y dio a entender que lo hizo por medio de un apoderado para que su nombre no sea ventilado, lo cual es posible.  Es decir, Javier Duarte puede promover por ejemplo en CHIAPAS, un amparo en contra de actos de jueces de Veracruz alegando que es aquí en donde lo quieren detener, y lo puede hacer además a través de un abogado para que su nombre no aparezca  fácilmente.

Esta información corroboraría la versión que efectivamente piensa huir y pronto, porque también el lengua larga que presume tener información de primera mano, dijo que tan serio puede es el lío legal que enfrentan, que el ex Secretario de Seguridad Pública contrató a un abogado de nombre Tony López para que lo defienda de las acusaciones en su contra… Contó además que “todos ellos” (Fidelistas y Duartistas), están siendo protegidos y asesorados (aunque lo dijo desde luego con una de las vulgares expresiones que acostumbran) por el mismísimo DELGADO DE LA PGR en Veracruz.

Esta información del Delegado de la PGR en el estado que presuntamente “los protege” no es la primera vez que la ventilan,  y nadie duda que sea cierta ya que por años “misteriosamente” se han archivado o “extraviado”, investigaciones en contra de la pandilla oficial del palacio. Claro, si sobre este personaje recaen denuncias por determinado delito y se comprueba la manipulación en las investigaciones, probablemente se le acabe “el cariño” que dicen ELLOS, no yo, que  les profesa.

En cuestión de días se sabrá que tan ciertas son las historias  de los lengua larga y  boca floja, porque todo lo dicho con el nivel de alcohol que comúnmente traen en la sangre admite dudas, pero como hasta hoy la mayor parte de lo que sueltan envalentonados por las copas  ha conducido a información valiosísima, casi fundamental para la caída del gobierno más corrupto en la historia, pues no queda más que agradecerles a los “hombres de confianza” de Javier Duarte, su involuntaria pero invaluable aportación.

El  retorno del “arrepentido”…

Algunos refranes populares aunque suenen burdos, no dejan de ser sabios; “Perro que come huevo aunque le quemen el hocico”, decían todo el tiempo mis ex compañeros de aquel “retiro espiritual” involuntario al que me mandaron Duarte y Fisculín ocho meses, y vaya que tenían razón… Hace apenas unas semanas a varios políticos, empresarios, y  miembros del jet set  veracruzano, les llegó un correo en el que el perturbado Francisco Vicente, alias “el chule”, les pedía MIL PERDONES POR TODO EL DAÑO CAUSADO, por tanta bajeza y calumnia difundida en contra de todos ellos por órdenes de  Duarte, sin embargo  ayer  el “arrepentido” reapareció y bien alineado.

Obvio. Para sentir “arrepentimiento” por cualquier daño causado con DOLO, habría que tener cierta estructura moral, o al menos cierta lucidez que te permita entender que el que siembra tormentas cosecha tempestades, pero este triste imbécil no tiene ni una cosa ni la otra… Y menos tiene el VALOR de asumir que lo hecho y dicho no se remedia con una disculpa  si has incurrido en delitos graves, si has sido cómplice del brutal saqueo, si te has beneficiado del atraco y adquirido propiedades que ni con mil vidas de trabajo HONESTO podrías comprobar, y menos, mucho menos si el “arrepentimiento” se desmorona cuando te recuerda “el jefe” que si él cae, caen todos.

Para que los lectores comprendan la clase de infeliz de la que estamos hablando, es importante decirles que este tipo traicionó a la UNICA persona en el mundo que confió en él y le ayudó cuando más lo necesitaba, el Alcalde Miguel Ángel Yunes Márquez (por cierto ayer reconocido por el Observatorio de la Contraloría Ciudadana por la impecable administración de los recursos públicos), y se sumó al equipo de ratas que desde las alcantarillas del palacio arrojaban toneladas de lodo en contra de todo aquel que se atreviera a desafiar al corrupto de Duarte, incluida la familia del que tantas veces le tendió la mano.

Equivocadamente esta servidora pensó que el correo de los “mil perdones” era el máximo nivel de cobardía al que un rufián podía llegar, pero craso error… Traicionó primero a quien era su amigo, después a todo aquel que le tendió la mano,  luego a Duarte cuando advirtió la caída, y ahora a los poquísimos que le creyeron su falso arrepentimiento. Ni hablar, es verdad; “Perro que come huevo ni aunque le quemen el hocico”.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.