Veracruz, los grandes perdedores

PRI
Héctor Yunes Landa y Amadeo Flores Espinosa FOTO: WEB
- en Opinión

Édgar Hernández* / 

“El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”, proverbio español

Héctor Yunes Landa, Javier Duarte y Felipe Amadeo Flores Espinosa son, a no dudar los grandes perdedores de la contienda del pasado 5 de junio.

Enrique Peña Nieto, Manlio Fabio Beltrones y el PRI nacional –que ya no cuenta con la tercera reserva electoral veracruzana al alcanzar la votación más baja de los últimos tiempos-, son también, pero a nivel macro, los grandes perdedores.

Y los Ampudia, Jorge Moreno, cabeza de lata, Ahued, la arrogante Alicia González Cerecedo, Silvia Domínguez, las “Reinis” y “Barbies”, así como y todos esos artífices de la propaganda y magos del voto como Pancho Mora, el muerto, los representantes populares Erick, Carvallo y Silva que regresó a comunicación social, según que para darle mate a Yunes Linares, son –a nivel aldea- los grandes perdedores.

Los malafama de Kuri Grajales, Deantes, Fidel, el hijo de Fidel y esos gigantes de la “promoción del voto” y trastupijes electorales como Vicente Benítez, la decadente señora Baizabal; el oculto gabinete a quien se le asignó distrito por distrito y candidato por candidato, son los grandes perdedores.

Son los que llevaron al PRI a la tercera posición, que no la segunda, al colocar a ese partido para la próxima elección con solo un tercio del electorado.

Es decir, si la coalición PAN-PRD levantó arriba del millón de votos (un millón 55 mil 544 votos) y Morena se llevó más de 800 mil votos (809 mil 964 votos), mientras que el PRI obtuvo poco más de 900 mil sufragios (929 mil 485 votos), estamos hablando de una tercera parte priista contra dos terceras opositoras.

Estamos hablando además de un no voto, un voto silencioso o un abstencionismo del 45 por ciento que en modo alguno pega, así como un crecimiento imparable de Morena, el real enemigo, más que el del PAN.

Viejos proverbios hablan de que en política como en la vida misma quien ya bailó le toca sentarse a ver el baile.

En Veracruz con un priismo prostituido hay, sin embargo, quien piensa al igual que Andrés Manuel López Obrador, que los partidos deben ser patrimonialistas y que como pretensos dueños del balón pueden jugar las veces que quieran.

No es así.

Históricamente están condenados al fracaso como ha sucedido con Cuauhtémoc Cárdenas y tantos otros que a fuerza de tanto persistir terminaron destruyendo a su propio partido.

Acaso por ello valiosas las enseñanzas institucionales de gente sabia como Francisco Berlín Valenzuela, quien ha alertado sobre el valor de la legalidad partidista, usos y costumbres.

Escribe, en leído artículo de fondo, que “En ningún caso, nadie que haya sido presidente del PRI puede volver a serlo”, que bien aplica a la pretensión del propio Héctor Yunes Landa quien ha manifestado su apetito por volver a jugar por la gubernatura.

Para el caso específico del perdedor Amadeo Flores Espinosa, Berlín con su pluma sabia da cuenta del aquel oportuno análisis jurídico de ese nombramiento a todas luces ilegal.

En tiempo y forma “Entregué los argumentos al entonces candidato de este partido el senador Héctor Yunes Landa, mismo que fue ignorado porque -según me dijo- los abogados del Comité Ejecutivo Nacional, le habían manifestado que no había ningún problema con el nombramiento recién hecho de Amadeo Flores Espinosa, no obstante de advertirle sobre las serias consecuencias que podía tener tal designación”.

Cómo analista jurídico-político, ahora reitero los argumentos de mi estudio, toda vez, que el PRI se dispone a afrontar en breve el nombramiento de un nuevo Presidente de su Comité Directivo en el Estado de Veracruz”.

La idea es que la dirigencia nacional y la estructura partidista local no cometan el mismo error y vicio jurídico del  nombramiento anteriormente mencionado.

Los estatutos del PRI en su artículo 163 establece que el Presidente y Secretario General electos de los Comités Ejecutivos Nacional, Directivos de los Estados y del Distrito Federal, durarán en su función cuatro años; los municipales, delegacionales y seccionales, durarán en su función tres años, sin posibilidad de ser reelectos en ningún caso”.

Para el caso de Amadeo se violentó el marco jurídico “eligiéndole para un  nuevo periodo… se pretendió  darle la vuelta a la prohibición, aprovechando las disposiciones previstas para resolver, los casos  de ausencias y/o suplencias en el Comité Directivo Estatal”.

De esta forma se ha venido sosteniendo que a través de la “Prelación” sólo se le nombró encargado –en funciones de presidente-, aprovechando que Alberto Silva Ramos renunció varios días antes y es de entenderse que la Secretaria General y el Secretario de Organización hicieron lo propio para generar los espacios que permitieron el ascenso y arribo del nuevo dirigente.

Se pensó –argumenta el doctor Berlín- que este “mecanismo” evitaba la restricción del artículo 163, pero el uso de tal artimaña jurídica, lejos de resolver el asunto lo complicó más, porque al utilizarle se incurrió -claramente-, en la figura jurídica denominada: Fraude a la Ley”.

  1. Hay una norma que prohíbe algo (ocupar, por reelección “en ningún caso” dos veces ese cargo);
  2. Hay una persona que ya lo fue, y no puede, y por lo tanto, no puede volver a hacerlo;
  3. Se aprovechan lícitamente, otras normas –previstas para otro fin-, con el objeto de evitar la prohibición (norma imperativa) y conseguir el mismo resultado;
  4. Hay una maniobra (aplicar la prelación);
  5. Se burla el sentido de la ley (la prohibición expresa).

Son los dichos de quien sabe. Se lo dice a Chana para que entienda Juana.

Francisco Berlín Valenzuela es doctor en Derecho, catedrático universitario, analista político, autor de libros sobre Derecho Electoral y Derecho Parlamentario y articulista recién galardonado como tal por el Club de Periodistas de México.

Ahora bien, si eso no es un claro mensaje para quienes buscan imponer criterios políticos para volver a contender como es el caso de Héctor Yunes Landa, entonces estamos hablando de una eventual derrota para el PRI en el 2018.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.