Un almirante a la SSP en 2016

- en Opinión

Jorge Viveros Pasquel / En general los datos oficiales, algunas ONG’s y las encuestadoras concuerdan que en materia de seguridad el contexto nacional parece mejorar poco a poco a raíz de una combinación de factores políticos con las diversas estrategias emprendidas por los miembros del gabinete responsables de dichas áreas. Por un lado los Secretarios de Marina, de la Defensa y la Policía Federal operan en la contención y disminución de los grupos delictivos al tiempo que la percepción ciudadana se mantiene estable con el uso de la inteligencia en el manejo político y de acercamiento de Osorio Chong y Luis Miranda.

Desafortunadamente para nuestro Estado la inseguridad es un cáncer que sin aviso vuelve y obligadamente nos trae muy malos recuerdos, por lo que es altamente probable que el tema que más demandarán los veracruzanos al siguiente Gobierno sea la disminución de los niveles de inseguridad que a últimas fechas y con noticias como la desaparición de 5 jóvenes en Tierra Blanca la semana pasada y ahora la de al menos 13 cuerpos encontrados en Emiliano Zapata han rebasado (al entender de la ciudadanía), a la administración estatal saliente por lo que será fundamental para el próximo Gobernador tomar acciones prontas y eficientes que le acerquen tanto a las autoridades federales como a la ciudadanía veracruzana.

Es por esto que el nombramiento del próximo Secretario Seguridad Pública será uno de los dos más importantes y tiene que ser estudiado minuciosamente por el candidato ganador a fin de generarle un espacio que actualmente no tiene Javier Duarte y no lo tiene en gran parte porque su gabinete de seguridad no puede acercarlo a la confianza de sus pares en la federación ni tampoco a la ciudadanía.

Si pensamos entonces que perfil encaja  en ambas direcciones una posibilidad que no puede pasarse por alto es que sea un miembro de la Secretaria de la Marina, específicamente un Almirante, quien ocupe dicha cartera, lo que abonaría a tener credibilidad ante gran parte de la población, operatividad conjunta con las fuerzas armadas, confiabilidad en el manejo de la información y capacidad de respuesta ante las presiones internas. Pues aun cuando las policías civiles son indispensables y a que la doctrina del ejercito es un recurso invaluable en muchas tareas, en este momento la evaluación de la ciudadanía a todos los niveles pero sobre todo a los altos mandos de la Armada de México permiten generar que las directrices en materia de seguridad fluyan más fácilmente en favor del Ejecutivo, lo que sin duda será vital para los primeros meses de 2016.

Dadas las condiciones ¿estaremos viendo por primera vez como titular de la Secretaria de Seguridad Pública de Veracruz a un Almirante?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.