La batalla de Héctor

- en Opinión

Salvador Muñoz / El error mueve a la risa. Pero, desde ese momento, se está a tiempo para que ambos partidos vayan viendo cómo diferenciar a uno de otro.

Me refiero a la información que El Financiero manejó vía Twitter: “Héctor Yunes Landa, candidato de unidad por el PRI en Veracruz”. Por supuesto, el error no está en el título de la nota, sino en la foto que manejó vía electrónica en primera instancia: ¡Era la de Miguel Ángel Yunes Linares!

Por ello, vuelvo al primer párrafo: los partidos que representan a Héctor Yunes Landa y a Miguel Ángel Yunes Linares, PRI y PAN-PRD, están a tiempo para que el electorado vaya diferenciando entre el Yunes bueno y el Yunes malo… claro, el calificativo habrá de ponerlo cada partido, de acuerdo a sus intereses… y a la cola de su candidato.

II

Con la cuasi postulación de Héctor Yunes Landa como candidato de unidad del PRI por la Gubernatura de Veracruz, se daría paso a que, en cuanto el Senado lo considere, se llame a Erika Ayala Ríos, quien desde una perspectiva política, podría convertirse en una de las mujeres políticamente más poderosa de Veracruz, y por ende, una gran aliada tanto de Héctor Yunes en su carrera por la Gubernatura del Estado, como de Pepe Yunes Zorrilla, quien está encaminado a la sucesión estatal del 2018.

Sí, el hecho de que sea dirigente del sindicato del Cobaev, cabeza de la CNOP y cuasi senadora, no hace que despegue los pies del suelo. Apuesta a la institucionalidad.

III

¿Y ahora? ¿qué papel jugará Alberto Silva Ramos? ¿se mantendrá como dirigente estatal del PRI? Si nos atenemos al principio de “inclusión” al que el Acuerdo de Unidad cita, Alberto Silva tendría que ser quien encabece la campaña, como dirigente del partido, por una simple razón:

Es evidente que el PRI, que no Héctor, mantiene una pésima imagen que va de la mano con la del Gobernador en el estado y si me apuran, con la del presidente Peña Nieto. Pero si nos atenemos a lo que El Universal publicó a principios de esta semana que termina, el Cisne tendrá que demostrar la simpatía que el diario nacional le adjudicó para hacer aún más fuerte la imagen de su candidato.

IV

Ese principio de “inclusión”, es seguro que el hectorista espera que no sea un factor que reste en lugar de sumar.

No sólo cuando se maneja la versión de que el coordinador de campaña de Héctor Yunes ha de ser Erick Alejandro Lagos Hernández que, sin lugar a dudas, no puede desprenderse de sus raíces fidelistas.

El asunto está ahora con la cargada de quienes verán en la campaña de Héctor, una oportunidad para permanecer dentro del presupuesto. De ésos que ya cuelgan su foto en las redes; de aquéllos que ya buscan en el álbum del recuerdo alguna gráfica que patente su amistad con el candidato.  O de algunos que, de un día para otro, dejaron a su candidato y hoy escriben panegíricos bajo el título de “Es Héctor” cuando hubiera sido más fácil titularlos antes “Es Yunes”… para no quemarse tan feo.

Finalmente, todo indica que Héctor será el candidato de la militancia… trabajó casi seis años para serlo. Hoy, tendrá que trabajar para ser el candidato del electorado, con menos tiempo y teniendo en contra una estela de percepción negativa hacia esta administración que fenece…

Héctor apenas gana una batalla.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.