Cuentas claras

- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / Cuando un servidor público acude ante el Poder Legislativo para ampliar la información sobre el informe de labores del mandatario estatal, lo que esperan los diputados es que llegue alguien bien informado, que los vea a los ojos y les hable con la verdad.

Debe ser alguien que entienda que cuando les habla a los legisladores, en realidad se está dirigiendo a todos los veracruzanos, y no les puede mentir.

Este lunes tocó el turno al titular de la Contraloría General del Estado, Ricardo García Guzmán, quien habló claro y fuerte sobre los temas que más preocupaban a los legisladores.

¿Las denuncias de la Auditoría Superior de la Federación contra servidores públicos de Veracruz?

Fueron reales, se turnaron a la Fiscalía General del Estado, la que determinó que al no haber daño patrimonial no ameritaba el ejercicio de la acción penal.

Sin embargo, a partir de esos señalamientos la Contraloría detectó graves fallas administrativas y obró en consecuencia: Mauricio Audirac, quien pasó por el Orfis, la Contraloría y la Secretaría de Finanzas, fue inhabilitado por diez años y se le aplicó una multa de poco más de 29 millones de pesos.

Carlos Aguirre, quien fuera Tesorero del Estado, Subsecretario de Egresos y, de forma interina, secretario de Finanzas del gobierno estatal, fue inhabilitado por tres años.

Sanciones similares o menores fueron aplicadas a mandos medios de la Contraloría y de las secretarías de Finanzas, de Salud y de Educación.

García Guzmán fue claro: “No vine a cubrir a nadie, mi tarea es la de garantizar que la administración estatal se conduzca apegada a la ley”.

Apenas en la mañana del mismo lunes, el Gobernador Javier Duarte había revivido el tema de la disputa mediática entre Juan Antonio Nemi Dib y el actual secretario de Salud Fernando Benítez Obeso.

En opinión del mandatario estatal, Nemi Dib, actualmente al frente del Consejo estatal de Seguridad Pública, “se equivocó” al dirimir en público sus problemas personales y respaldó “absolutamente en todo lo dicho por el secretario de Salud”.

Horas más tarde, el diputado panista Julen Rementería cuestionó al contralor: “Sólo respóndame con un sí o un no: ¿Hubo denuncias por irregularidades detectadas en la Secretaría de Salud?

La respuesta del Contralor no dejó lugar a dudas: “Yo tengo en mis archivos un documento que en su momento le dirigió el licenciado Nemi al Secretario de Salud informándole de la presentación de algunas denuncias que se hicieron a lo largo y ancho del territorio veracruzano”.

No hubo tema que fuera soslayado:

¿La situación financiera del IPE?

Ricardo García Guzmán dio a conocer que la Reserva Técnica de ese organismo está depositada en una cuenta en Banorte y muestra un saldo superior a los dos mil millones de pesos.

¿El túnel sumergido?

Reiteró lo que ya se había dicho. Que el nuevo concesionario se comprometió a entregarlo concluido el próximo año, que hay expedientes abiertos contra servidores públicos que pudieron haber incurrido en irregularidades con relación a esa obra.

¿Cuenta pública del 2013?

Se está en trámite de solventación, Duda de que todo se pueda comprobar, por lo que habrá que reintegrar a la Federación más de tres mil millones de pesos.

Orden y transparencia, es la consigna que hoy por hoy priva en áreas neurálgicas de la administración estatal, como la Secretaría de Finanzas y la Contraloría General del Estado.

Una señal muy positiva cuando se aproxima el final.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.