Felipe Amadeo, el factor (2)

- en Opinión

Sergio González Levet / Felipe Amadeo Flores Espinosa, líder político de la plural asociación Vía Veracruzana, representa un factor para el priismo veracruzano.

Y lo es indudablemente porque tiene una hoja de servicios en el sector público impresionante, por decir lo menos:

Recién desempacado de la Facultad de Derecho de la UV, empezó en 1973 como Agente del Ministerio Público en Misantla, lo que le dio la oportunidad de conocer a quien era el diputado federal por aquel distrito, el licenciado Rafael Hernández Ochoa, que al convertirse en Gobernador de Veracruz en 1974 impulsó la carrera del joven nacido en Cotaxtla, con tan buen ánimo que llegó a ser Presidente del Tribunal Fiscal, y al iniciar el siguiente sexenio, el de Agustín Acosta Lagunes, ya estaba enfilado hacia la carrera brillante que ha desarrollado a lo largo de su vida. Precisamente entre 1980 y 1086 ascendió de jefe de la policía a Director de Seguridad Pública y a Secretario General de Gobierno.

Y es factor dentro del priismo también porque Felipe Amadeo siempre ha militado dentro de su partido, para el que ha sido en Veracruz Presidente de la Fundación Colosio, Secretario General y Presidente del Comité Directivo Estatal, así como delegado especial en cada uno de los distritos electorales locales. Y en el Estado de Guerrero, Delegado especial del CEN.

Flores Espinosa ha sido diputado local en dos ocasiones, y en ambas fungió como Presidente de la Mesa Directiva de la Legislatura. Para equilibrar su currículum, ha sido también diputado federal dos veces. Por cierto, en la segunda ocasión fue Vicepresidente de la Mesa Directiva.

Sí, es cierto, Felipe Amadeo fue considerado más de una vez en su carrera como precandidato a la gubernatura de Veracruz.

Ya dije que fue Director General de Seguridad Pública (en esa época, el equivalente actual a Secretario) y Secretario General de Gobierno con don Agustín, pero hay que añadir que ha sido en otros sexenios Secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública y Procurador General de Justicia del Estado de Veracruz.

El más reciente cargo que ocupó fue en el Gobierno federal: Director General de Desarrollo Agrario en la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

¡Impresionante! Difícilmente algún otro político puede igualar este currículum, al que hay que adosarle la calidad y la responsabilidad con que nuestro personaje ha cumplido todas y cada una de sus encomiendas. Y se debe aumentar que en muchas de ellas arribó cuando las condiciones eran difíciles y complicadas, como cuando llegó a poner orden en la convulsa Seguridad Pública de Acosta Lagunes y cuando en ese mismo sexenio compuso la política interna del estado para allanar el camino y que concluyera bien, como lo hizo, esa administración.

Y qué decir cuando tomó posesión como Procurador estatal, apenas a unos días del complejísimo asunto de los cadáveres tirados en el paso a desnivel de Ruiz Cortines en el Puerto de Veracruz.

Hay muchos adjetivos que le quedan a este cumplido político veracruzano: serio, adusto, efectivo, conciliador, inteligente, experimentado, y con todos ellos a cuestas se conforma en un factor para el PRI, un factor de unión, y al mismo tiempo un factor de decisión, que goza del respeto y el afecto del “primer priista de Veracruz”.

Ni más ni menos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.