Felipe Amadeo, el factor (1)

- en Opinión

Sergio González Levet / En todos los rincones de Veracruz ya se está notando la ebullición de los asociados de Vía Veracruzana, quienes -como lo hacen cada año- se aprestan a organizar su comida decembrina, que congrega en Xalapa alrededor de su líder moral, Felipe Amadeo Flores Espinosa, a los miles de priistas -y no priistas- que pertenecen a este grupo, y que conforman la primera línea de la militancia recia, convencida, que integra el voto duro tricolor con el que tantas elecciones se salvan para los intereses del partido en el poder.

Ya Mario Tejeda Tejeda está haciendo lo que mejor sabe hacer (además de ciertos tratos con el ganado vacuno, al que se conoce que es afecto), y organiza a las huestes vía-veracruzanistas para que participen una vez más, llenas de entusiasmo, en esta reunión a la que asisten igualmente invitados especiales, encabezados generalmente por el Gobernador de Veracruz.

En ese sentido, el doctor Javier Duarte de Ochoa, que tanto afecto y respeto le tiene a su amigo Felipe Amadeo, casi siempre ha asistido, y es seguro que lo haga también el sábado 5 de diciembre al convivio, que esta vez se realizará en el Museo Interactivo de Xalapa.

Sin duda y sin necesidad de encuestas, Vía Veracruzana es la asociación política más importante de la entidad. Y lo es tanto, que no han faltado las voces que han propuesto en varias ocasiones se eleve su rango al de partido político. Pero su cuerpo directivo y sus miembros activos no han caído en la veleidad del poder. Por ello es que se mantienen firmes en su calidad de militantes distinguidos; distinguidos, sobre todo, por su apego y lealtad al partido y al “primer priista de Veracruz”, y por las victorias que han dado al instituto político del que la mayoría de ellos forma parte tan importante.

Es singular que la comida no se hace con patrocinios oficiales o partidistas, o embozados. No: cada uno de los asistentes paga religiosamente su boleto, y entre todos sufragan esta fiesta política, que ya es un referente en el horizonte estatal, tanto por la calidad de la convocatoria y de la asistencia, como por lo que se platica y arregla en las mesas, y por la puesta en punto que significa el discurso al final de las viandas.

A lo largo de los años, la Comida de Vía se ha terminado por convertir en un gozne del desarrollo político-electoral para el priismo estatal. De esta toma de posición, ha surgidos mensajes específicos y muchas líneas de acción que dan línea clara para enfrentar los procesos electorales siguientes.

Y hay que recordar que esta ocasión será muy importante, puesto que la siguiente elección, es ni más ni menos que la pelea por la gubernatura del estado, junto con la integración de la Legislatura local.

Vía Veracruzana no es una asociación de un solo hombre, pues conjunta a muchos militantes históricos del PRI que trabajan a lo largo de la geografía estatal, que están prácticamente en todos los rincones de la entidad y que significan una fuerza especial. Son ni más ni menos que la reserva experimentada e invicta del priismo veracruzano.

No lo es, y sin embargo sí lo podría ser, por la fuerza moral y real de su fundador, de Felipe Amadeo Flores Espinosa, quien representa un factor para el priismo veracruzano.

Y lo es indudablemente porque…

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.