Trafico de monos en Los Tuxtla pone a la especie al borde de la extinción: Inecol

- en Carrusel, Estatales

Francisco de Luna / Xalapa, Ver. La práctica de traficar animales en peligro de extinción en la región de Los Tuxtlas continúa con la misma fuerza que hace dos décadas. Persiste la cacería y la captura de las especies.

Los monos son los objetivos principales de los traficantes quienes los trasladan hacia la ciudad de México que es el lugar donde hay mayor demanda y por lo tanto los llegan a vender con precios que van desde los cinco mil pesos.

De acuerdo con los investigadores del Instituto de Ecología (Inecol), Juan Carlos Serio y Francisca Vidal se requiere de más investigaciones para proteger a estas especies, por lo que realizan acciones en beneficio del entorno ecológico dando así más oportunidades de vida a los animales.

La captura de las especies, principalmente infantes, son el objetivo de los traficantes quienes enseguida los ponen en venta, lamentaron los especialistas quienes indicaron que a través de acciones sustentables buscan tener a salvo a estos animales.

Los investigadores dieron a conocer que con eventos como “Changos y monos: Tesoro de Los Tuxtlas”, en su segunda edición en la que se impartirán talleres, conferencias del 23 al 25 de octubre en el parque central del municipio de Catemaco.

«Mostramos a las personas que tienen un valor intrínseco este tipo de especies y por ende a través de estas acciones pueden sacar hasta más recursos que vendiendo a un animal de la selva».

Lamentaron que el dato preciso sobre el tráfico de animales no se logre conocer ya que estos fluctúan, aunque lo cierto, dijo que la destrucción de la selva es lo que mayormente daña a estas especies en peligro.

«Siguen teniendo tasas altas de desaparición en todo el país y Los Tuxtlas no es la excepción», explicó el investigador Juan Carlos Serio, durante la rueda de prensa en la ciudad de Xalapa.

En la región de Los Tuxtlas hay dos especies como el mono araña y el mono aullador o sarauato. Y hasta hace 20 años era común que fueran cazados para el consumo humano y era vendida como «carne de monte» en algunos restaurantes.

En el mercado negro, los animales exóticos llegan a tener valores comerciales que van desde los cinco mil pesos en adelante, aunque las restricciones ambientales, y si hay denuncia, los castigos son cárcel y sin derecho a fianza.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.