Una sincera disculpa a Angélica Rivera

hombres_trabajandoVaya desde este portal informativo una sincera disculpa a la primera dama, Angélica Rivera, por ser tan mal pensados y suponer que una persona como ella, tan talentosa, tan buena actriz, tan cotizada, tan sufridora, tan aguantadora, no pudiera ganar los suficientes millones de pesos como para comprarse una Casa Blanca (ver nota) con el fin de convivirla con el presidente, otro hombre probo, inteligente y talentoso. Esta disculpa sincera surge de las investigaciones que hiciera Virgilio Andrade, secretario de la Función Pública, quien con una insultante brillantez logró acomodar todas las piezas para ponernos en nuestro lugar por decir tanta maledicencia (ver nota). Al mismo tiempo queremos decirle que aceptamos sin reclamos los regaños y reconvenciones que por cadena nacional nos hiciera “La Gaviota”; nos lo merecemos (ver video). Sólo lamentamos que se hubiera quedado con las ganas de decirnos “pinches jodidos mal pensados”; sólo lamentamos que por nuestra insidia tuviera que devolver la casa que con tanto sudor de su frente lograra comprar. Señora ténganos compasión, nosotros estamos acostumbrados a trabajar honradamente.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Vaya sarta de mentiras del chinos tapadera, quien le va a creer toda la bola de mentiras que dijo hoy cubriendo a la gaviota a videgaray y epn ?

  2. Y que esperaban que dijera el mono entrenado ese? …. Se investigó que la famosa Casa Blanca se compró con el dinero de los Mexicanos, del narco y demás tramposerías que encontramos. Se llegó a la conclusión que el Ciudadano Presidente Enrique Peña Nieto es un corrupto, ladrón vende patrias y delincuente, que debería estar encarcelado de por vida por encontrarse culpable de robo a la nación………A poco eso era lo que pensaron algunos que diría el enfermo mental ese del pelo ridículo de estúpido? Ojalá y en los sueños de todo Mexicano así hubiera sucedido pero no, no soñemos tanto así que nunca sucederá. Así que al mono ridículo ese nadie, absolutamente nadie ni en su misma casa le creerán su famosa investigación tan pedorra y cagada que dijo haber hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.