Democracia representativa contra participativa

Marcha
Marcha en defensa del INE FOTO: WEB
- en Opinión

Irineo Domínguez Méndez / Es tema actual hablar de la reforma electoral propuesta por AMLO Y el partido Morena. Hemos visto marchas que fueron denominadas como “El INE NO SE TOCA”; las que demostraron total desconocimiento de los fines que persigue la reforma; ésta incluye, cierto, la reestructuración y, por lo tanto, la modificación de ese instituto. Videos mostrando entrevistas de marchistas corroboraron la manipulación que los partidos políticos de oposición e integrantes del consejo general del INE ejercen sobre los desinformados.

La confusión creada a través de los medios de comunicación ha tenido efecto, incluso, en las clases media y alta. A manera de reflexión, un buen amigo y colega me reenvió un mensaje que contiene un recuadro en su interior, el cual hace comparaciones sobre costos y pérdidas de algunos entes públicos: INE; CFE; AIFA; PEMEX; TREN MAYA Y EL NAICM. Las comparaciones son tendenciosas y absurdas, le comenté a mi amigo; porque no pueden compararse frutas con metales o pescado con piedras. El comparativo coloca al INE como el más “barato”.

Es falso que los consejeros electorales sean “baratos”; por el contrario, son los funcionarios que más ganan, después de los magistrados de la SCJN. Estos sujetos se sienten intocables; se creen el non plus ultra; gozan de canonjías que ellos mismos se asignan; tienen intereses iguales con quienes los eligieron: los partidos políticos.

Comparar el costo del INE con las pérdidas que sufre la CFE o con PEMEX es una estupidez; ambos entes han sido incapaces de acabar con las causas que las provocan, como el robo de energía y el huachicoleo; pero tienen a su favor que son AUTOSUSTENTABLES y proveen servicios que benefician a toda la población a un costo bastante bajo; basta comparar el precio de la luz eléctrica y la gasolina que tenemos con el europeo y EEUU. Reiteré que el servicio prestado es muy diferente y de beneficio constante para toda la población. Ambos entes con pérdidas heredaron vicios y corruptelas muy bien estructurados; combatirlos ha sido una tarea nada fácil. Recordemos el señalamiento informado respecto a que la Secretaría de Energía enriqueció a los hijos de Martha Sahagún; a Peña Nieto y sus secuaces; el caso Pemexgate que resultó con un desfalco a PEMEX por $1,000 MDP.

En cuanto al AIFA, le informé que parte de su costo fue cubierto con el presupuestado del NAICM. Además, tuvo ahorro en su construcción porque se realizó con personal de Sedena, en buena parte. Las aerolíneas se resisten a los cambios porque implican gastos para ellos: nuevas oficinas; hangares de mantenimiento y estaciones de turbosinas; instalaciones de centros de cómputo, etc. El costo del AIFA ha sido cubierto en una sola ocasión y tiene que llegar a ser autosustentable. En cambio, el del consejo general del INE no; es constante.

Los críticos del Tren Maya se quejan de su costo: $300 MMDP hasta ahora. Sin embargo, suprimen aludir la creación de 100,000 empleos. Antes hablaban del daño ambiental y de las supuestas oposiciones de ejidatarios, pero, en cuanto se probó lo contario y la reforestación con millones de árboles y se informó del daño ocasionado por una empresa gringa que extrae material para construcción, que obtuvo permiso de explotación de gobiernos anteriores, ahora solo hablan del costo; el cual, TAMBIÉN, se realizará una sola vez y será AUTOSUSENTABLE.

Referirse al NAICM es hablar de corrupción vencida. El costo era muy elevado y acompañado del soslayado proyecto de consorcios inmobiliarios, planeados alrededor del NAICM. Cancelarlo produjo un ahorro que fue utilizado para la construcción del AIFA, independientemente de la indemnización de corruptos. Además, se ha comprobado que la zona donde se construía se inunda.

Relativo al costo de construcción de Dos Bocas, efectivamente, su costo se ha elevado; a pesar de ello, sabemos que los beneficios serán superiores; el precio de gasolina podrá mantenerse o, muy posiblemente, se deprecie.

El mensaje de mi amigo contenía la siguiente pregunta: ¿La Reforma Electoral garantiza un instituto más barato? Mi respuesta es que la pregunta está “amañada”. Su propósito es manipulador. La reforma electoral, en lo que corresponde al INE está encaminada a reformarlo para producir un ahorro; pues, propone en lo “barato” (reducción del costo): menor número de consejeros y, consecuentemente, del personal asignado directamente a ellos; bajar salarios y eliminar canonjías. Esto de manera directa en el INE. En el ámbito nacional, la desaparición de los OPLEs representa un ahorro porque se suprimirán los consejos generales estatales. Un ejemplo: en Veracruz el dicho consejo se integra por 7 consejeros, 7 representantes de partidos, un secretario general; así como el personal que tienen directamente asignados. Estos sujetos cuestan al erario público demasiado dinero; pues, existen 32 consejos generales con directores de organización, capacitación electoral y de prerrogativas. El personal operativo de los OPLEs se integraría al del INEC; toda vez que se pretende cambiar la denominación del INE.

La desaparición de los tribunales electorales estatales es una acción de sentido común. Todas las resoluciones de estos tribunales SIEMPRE son recurridas ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (mal llamado Trife). Eliminar la instancia judicial estatal electoral hará que los quejosos reciban justicia pronta y expedita. Estos tribunales carecen de autonomía. La desaparición de los magistrados y personal asignados a ellos representaría, también, otro ahorro descomunal. La reforma propone la desaparición de magistrados y otros puestos de alto nivel.

La reforma modificaría la Constitución Federal, en este caso el artículo 41; para lo cual es necesario sea aprobada por las dos terceras partes de los integrantes de la Cámara de Diputados y el aval de los congresos locales. El partido Morena carece de los votos necesarios para aprobar la reforma; ésta avanzará – modificada – en la medida que se logren acuerdos con los partidos de oposición. El INE es parte de una reforma electoral integral. Por tal razón, apoyar el slogan: “el INE no se toca” es afirmar que ha alcanzado su perfección, lo cual resulta falaz. Desde mi punto de vista, existe una colusión entre los consejeros del INE y los partidos de oposición. Los primeros defienden sus salarios, los segundos la reducción de las prerrogativas; ambos su coto de poder.

Lo verdaderamente inaceptable es estar en contra de la democracia participativa, a la cual me refiero en términos de José Del Tronco Paganelli: “El concepto democracia participativa hace referencia al conjunto de espacios y mecanismos donde ciudadanas y ciudadanos pueden incidir y decidir sobre asuntos públicos de su incumbencia, más allá de la actividad propia de los representantes”. Basta ya que solo la “nobleza política” tome decisiones en una democracia representativa; “el gobierno de la clase no-noble de la sociedad también puede hacerlo”.

Amloco, (así lo identifico) impulsa la democracia participativa nada despreciable. Volviendo a José Del Tronco Paganelli: “La democracia participativa puede hacerse efectiva a través de mecanismos electorales o deliberativos”. Los primeros (mecanismos electorales) implican que la ciudadanía acude a las urnas para decidir por opciones de políticas previamente diseñadas y presentadas de manera dicotómica por las autoridades (por ejemplo, “¿Está o no de acuerdo con la despenalización del aborto?”). Por su parte, los espacios deliberativos son diseñados para que ciudadanas, ciudadanos, representantes de actores sociales y autoridades políticas se involucren en procesos de diálogo y escucha activa para decidir entre todos, las mejores respuestas a los problemas públicos.

“La democracia participativa promueve ciudadanos más atentos, informados, e involucrados en los asuntos públicos que los típicos perfiles desafectos, propios de nuestras sociedades de consumo y opinión. Individuos que quieren, saben y pueden participar en decisiones colectivas sobre temas que afectan sus vidas, sin limitar su esfera privada ni sus intereses particulares”.

Otro sí digo. – Las guerras intestinas están descarrilando a Morena; se avizoran contrapesos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.