Maestros ya no le creen ni “el Bendito” a Cuitla y Zenya

Profesores
Profesores se manifestaron por cuarto día consecutivo frente al Palacio de Gobierno de Veracruz; también realizaron bloqueos y marcha en el primer cuadro de la ciudad de Xalapa FOTO: FRANCISCO DE LUNA
- en Opinión
*Por ello, pese a promesa de pago siguen tomando escuelas
*Veracruz enfrenta un grave déficit que rebasa los 5 mmdp

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / EN MAYO de este año, con motivo del Día del Maestro, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que las maestras y maestros de escuelas de educación básica del País recibirían un aumento salarial con el propósito de reconocer y dignificar su labor. El cambio en las percepciones de los docentes se aplicaría desde el primero de Enero y se pagaría de forma retroactiva, y ese mismo día el secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O. dijo que, adicionalmente al anuncio presidencial, el aumento al salario sería de 3.5 por ciento anual y 1.8 por ciento en prestaciones, lo que beneficiaría a 1 millón 101 mil trabajadores de la educación, dándose prioridad a los de menos ingresos a fin de corregir injusticias e inequidades en las remuneraciones. Pero en Veracruz, donde se vocifera que hay finanzas sanas –lo que no podría ser de otra manera porque ni se invierte ni se despalda a los sectores productivos-, las autoridades de Educación que dependen del Gobierno del Estado se hicieron “ojo de hormiga”, y de no ser por los sindicatos “chiquitos” que exigieron ese pago al Secretario de Educación de Veracruz, las cosas seguirían como hasta el momento pese a que se trata de un anuncio presidencial que en otras Entidades ya está siendo saldado, pero aquí el dinero lo desaparecen o lo devuelven a la Federación para que el mandatario nacional lo use a discreción, pues de otra forma no se entiende cómo es que no hay dinero pero tampoco obras, salvo los faraónicos viajes del Gobernador García Jiménez acompañado de un sequito de hasta 100 guardaespaldas en camionetas con cargo al pueblo, todo para que no lo molesten. Hay, sin embargo, otra versión: que millones de pesos han ido a parar a los espectaculares y pintas que se exhiben en bardas y viviendas con la leyenda “Es Claudia”, en referencia a la precampaña de la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, la corcholata favorita de AMLO que representa para Cuitláhuac una tabla de salvación.

LO CIERTO es que no tienen dinero para pagar la nivelación en la Entidad, y el magisterio ha comenzado a mostrar músculo tomando escuelas, realizando manifestaciones, exigiendo al gobernador que de valor a la palabra del Ejecutivo Federal, y por esa razón el mandatario Estatal reconoce, finalmente, que existe un déficit de 5 mil millones de pesos en el Estado, muy a pesar de su trillada frase de que no son iguales que sus antecesores. Por esa razón, el gobernador García Jiménez adelanta que usará los recursos Estatales y créditos quirografarios (o préstamos a corto plazo que buscan hacer frente a las necesidades de recursos transitorias de quien lo solicita, con base en su solvencia moral y económica), para el pago de prestaciones de fin de año, tal y como lo implementaron los gobiernos de Javier Duarte de Ochoa y Miguel Ángel Yunes Linares, a los que tanto criticaba. En ese sentido, justificó que la Federación no haya depositado el monto del incremento salarial a 51 mil trabajadores, entre maestros y administrativos, por lo que decidió usar los recursos que se han acumulado como previsión ante el déficit financiero que cada año enfrenta el Gobierno para el pago de nómina y los compromisos Diciembre, es decir, la vuelta a la llamada “licuadora”.

EN ESE sentido, y en voz del propio Cuitláhuac, el Gobierno del Estado pedirá (o ya pidió) un “pagaré” a la Federación que garantice el aumento del 1, 2 y 3 por ciento a los 51 mil docentes de la nómina Estatal, y como si se trata de un acto de compasión o entendimiento, García Jiménez dice que no habrá sanciones para los profesores de 20 planteles que pararon labores, y que siguen parando como protesta por la falta de pago, cuando vergüenza debería darle el no haber cumplido con la ordenanza del Presidente López Obrador, y todo por desviar recursos para otros menesteres.

Y AUNQUE el mandatario ya anuncio que pagarán la nivelación antes de la segunda quincena de Diciembre y será retroactivo a Enero, además de que en el pago del aguinaldo ya se incluirá el incremento, sembró la duda cuando refiere que el titilar de la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), José Luis Lima Franco, está gestionando los recursos que se necesitan para cumplir con el beneficio al sector, y por ello los profesores, al menos en Xalapa no han dejado de tomar escuelas y plantarse frente a Palacio de Gobierno desde el inicio de la semana, ya que no confían en la palabra de García Jiménez y mucho menos en la de Zenyazen Roberto Escobar García, titular de la SEV, pues no es la primera vez que les prometen atenciones y solo les engañan acrecentando decenas de conflictos que les aquejan a lo largo y ancho del Estado.

POR ELLO, los docentes, al ya no creerle ni el “Bendito” a Cuitláhuac y Zenyazen Escobar, exigen que se les pague en esta quincena y no hasta el 15 de diciembre –como lo anuncio el mandatario- que sería la quincena 23, y que sea un cheque aparte, y no junto con las prestaciones de fin de año, ya que de otra manera temen ser engañados nuevamente Los profesores anuncian mayores movilizaciones en el Estado la próxima semana, aun cuando el SNTE, sección 32, haya agachado la cabeza ante el poder y acepte la propuesta del Gobierno del Estado, pero los manifestantes, que esperaban esa reacción abanderan el movimiento bajo la leyenda: sin siglas.

LA INCAPACIDAD de pago de la administración de García Jiménez solo pone en evidencia lo que ya es un grito a voces: el chochinero administrativo que tiene el actual Gobierno, y acaso por ello la urgente necesidad de que sea Rocío Nahle la candidata a sucederlo, a sabiendas que la actual secretaria de Energía actuaría como su tapadera en pago a los favores de promoverla. Y es que a contracorriente de la presunción oficial de que el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez ha tenido un buen manejo de las finanzas públicas, lo cierto es que el propio gobernador reconoce el hueco en sus arcas, por lo que anuncia que existe la garantía de que el Gobierno federal envíe recursos de apoyo para subsanar el déficit de más de 5 mil millones que enfrenta la entidad, aunque admite que desconoce de cuánto será el apoyo. «Nos sentamos y nos enteramos de que nos va a respaldar la Federación para cubrir el déficit para fin de año, y eso nos da garantías de que vamos a salir adelante. Lo que venimos contando para ese fin de año podemos tomarlo para pagar este año completo con el retroactivo el incremento salarial incluyendo a los administrativos», pero esto será hasta la segunda quincena de Diciembre. Vaya cachaza. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.