Veracruz: peor que con Fidel y Duarte

Veracruz
Cuitláhuac García Jiménez FOTO: WEB
- en Opinión

Francisco Vargas / Desde que Cuitláhuac García Jiménez rindió protesta como Gobernador de Veracruz, el estado se ha mantenido hasta pleno 2022 en los primeros lugares en las estadísticas e índices de inseguridad y de violencia, el estado se ha mantenido en los primeros tres lugares en secuestros (muchas veces en el primero), y en feminicidios no baja del quinto, de las 32 entidades federativas del país contabilizadas en las cifras oficiales de diciembre de 2018 a agosto de 2022.

Los escenarios del infierno que vive Veracruz son tan graves, que circulan al menos uno por semana en los noticieros de cadena nacional, por ejemplo, la balacera en pleno centro de la ciudad histórica de Orizaba, la cual dejó al menos un sicario abatido y miles de ciudadanos, entre ellos estudiantes de todos los grados, atemorizados y huyendo de la barbarie en una ciudad que hasta el momento se catalogaba como segura. Además los delincuentes utilizaron el mismo modus operandi que se había ejecutado en otros estados con anterioridad, quemando tráileres de carga en la carretera hacía el municipio de Fortín.

Otro hecho que sacudió al país entero, fue el asesinato de una docente de la tercera edad en la capital Xalapa, donde a plena luz del día, frente a su pequeño nieto y de la escuela donde laboraba, un par de inhumanos criminales la privaron de la vida con un arma de fuego desde una motocicleta, hiriendo incluso al menor que la acompañaba.

Casos como el homicidio de la docente en Xalapa y balaceras como la de Orizaba, ocurren prácticamente a diario en muchos puntos del estado, Veracruz es el tercer estado más poblado del país, además de ser uno de los que cuentan con mayor territorio geográfico, naturalmente factores como estos agregan mayor dificultad para su propia gobernabilidad, sin embargo el titular del ejecutivo estatal, (García Jiménez) en lugar de atender y enfrentar el problema junto con su subordinada, la Fiscal General Verónica Hernández, prefieren evadirlo y distraerse o distraernos, por su parte el Gobernador, ocupa parte de su tiempo laboral para tuitear contra su homólogo de Guanajuato y señalar que aquel estado todavía sigue siendo más violento que Veracruz, no, no es broma, eso tuiteó, además de seguirle haciendo el juego sucio y por su puesto ilegal, a su gran amiga y corcholata presidencial Claudia Sheinbaum, tapizando bardas en las principales ciudades del estado con el lema “Es Claudia”, exactamente las mismas prácticas que la gente del propio gobernador criticaban a su partidario Sergio Gutiérrez Luna cuando era Presidente de la Cámara de Diputados.

Por otra parte está la Fiscal General, la cual sigue estando de evento en evento junto al titular del ejecutivo, pero sin ningún resultado que detenga el índice delictivo en el estado que sigue a la alza, eso sí, si llegará a aparecer algún nuevo enemigo político, como del Río Virgen o Rogelio Franco, actuaria de inmediato y sin titubeos.

Ese es el estado que para López Obrador está gobernando Cuitláhuac, sin seguridad, con autoritarismo, peor que en los viejos negros tiempos del PRI de Fidel Herrera y Javier Duarte.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.