Alito, el gran traidor; gana el ejército, pierde el pueblo

PRI
Alejandro (Alito) Moreno Cárdenas, presidente nacional del PRI FOTO: WEB
- en Opinión
*SeDeNa contará para 2023 con 357 mil 401 elementos
*Pese a ello, con AMLO más crímenes que en el pasado

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / “CONSUMMATA EST proditio”, voz latina que en castellano o español se traduce como: “Consumada esta la traición”, derivada de aquella locución pronunciada en el Evangelio de Juan, 19, 30, y que, según el nuevo testamento, corresponden a las últimas palabras de Cristo en la cruz tras ser traicionado por su propio pueblo y por uno de sus apóstoles: “Consummātum est” o “todo está cumplido”. Pero la primera frase corresponde al siglo XX1, a un País donde los gobernantes perdieron el piso por resentimientos acumulados en contra de sus llamado adversarios, enemigos del pueblo, saqueadores y corruptos, y a los que quieren heredar una mano dura que los contenga en caso de que se empeñen en buscar nuevamente el poder y destronar a quienes van sumiendo a México en el infortunio, y que mejor bota y fusil del Ejército, ahora fortalecido con 115 integrantes de la Guardia Nacional que debería ser una policía civil y no militarizada, y que para variar, han reformado la constitución (con el apoyo de otro traidor, en este caso el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas amedrentado con ser llevado a prisión) para que las fuerzas armadas permanezcan en las calles en él, dizque, combate a la delincuencia hasta el 2029, cuando está probado que con el actual régimen la violencia se ha disparado mucho más que en el mismo lapso de su antecesor, el ex Presidente Enrique Peña Nieto, o en el de su peor enemigo, Felipe Calderón Hinojosa cuyo nombre sigue utilizando para justificar el fracaso del actual régimen en materia de salud, empleo, educación y, por supuesto, seguridad y procuración de justicia. Alito Moreno se convierte en el nuevo Judas, y acaso en el impulsor de una futura dictadura que traerá adversidad y desventura a México.

CIFRAS DEL reporte “MX: La Guerra en Números” de T-Research MX, una destacada agencia especializada en estudios de opinión que apoya sus cifras e información en el registro de homicidios dolosos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, refiere que del periodo que comprende del 1 de Diciembre de 2018 al 13 de Septiembre del 2022, esto es, en los primeros 46 meses del actual gobierno Federal, se han registrado 33 mil 500 homicidios dolosos en México con una tendencia al alza. Y es que de acuerdo al estudio, la violencia no se ha controlado como señalan dependencias de la 4T, y el mes con el mayor registro de homicidios dolosos fue Octubre de 2020, que registró 3 mil 347 casos, mientras que el mes con menor registro de homicidios dolosos fue Febrero de 2022 con 2 mil 264 casos. En el análisis con relación a gobiernos Federales anteriores, T-Research MX destaca que la administración de la 4T ya rebasó las cifras de las tres últimas administraciones (en igual periodo), ya que en el Gobierno de López Obrador (con el Ejército, Marina y Guardia Nacional combatiendo la inseguridad), se perpetraron 133 mil 500 casos de homicidios dolosos, cifra superior a lo registrado en la administración del expresidente Enrique Peña Nieto con 81 mil 299; al del exmandatario Felipe Calderón Hinojosa con 60 mil 319 asesinatos y al del expresidente Vicente Fox, con 37 mil 649 reportes, lo que demuestra que pese a la acción de las fuerzas armadas en tareas de seguridad las cosas no han cambiado, por el contrario, se han empeorado, mientras el Presidente Andrés Manuel López Obrador sigue culpando al pasado de los yerros del presente, y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana inventa que en lo que va del gobierno de AMLO se ha registrado una disminución de 0.4 por ciento en los casos de asesinatos.

LO QUE llama la atención es que con López Obrador el crecimiento de la plantilla correspondiente a las fuerzas armadas ha sido 4 veces superior que el correspondiente a la nómina de la Secretaria de Sañuda y 1.6 veces del IMSS, porque si usted no lo sabe, el Gobierno de AMLO espera contratar 8 por ciento más de servidores públicos, pero más de la mitad de esas nuevas plazas corresponderían a militares y marinos. De acuerdo con las contrataciones planteadas en el Analítico de Plazas 2023, el gobierno federal habrá sumado 117 mil 207 personas más al servicio público federal en su administración, que es el saldo entre las nuevas vacantes y los recortes que se han realizado en otras dependencias. El 64 por ciento del total de nuevas plazas corresponde a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina (Semar). De esa manera, al considerar los cambios propuestos para el 2023, la nómina del gobierno federal ha crecido 8 por ciento en lo que va del sexenio, y más de la mitad del incremento se debe a contrataciones en las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina.

DE ESA manera, con las proyecciones de contratación del gobierno Federal para el 2023, las plazas para militares y marinos habrán crecido 27 por ciento desde el 2019, para llegar en conjunto a una nómina de 357 mil 401 personas (un verdadero Ejército que en caso de ser requerido por quien tantos beneficios les ha acercado, seguramente, lo respaldarán en consecuencia). Como fuera, el Paquete Económico entregado por la Secretaría de Hacienda a la Cámara de Diputados prevé un crecimiento en la nómina Federal por cuarto año consecutivo. En términos absolutos, para el 2023 la Sedena habrá crecido en 58 mil 780 plazas desde que inició el sexenio; es decir, su plantilla laboral será 27 por ciento más grande que al inicio de la actual administración, y pasará de 215 mil 243 a 274 mil 023 militares. Por su parte, la Semar tendrá 16 mil 873 nuevos servidores públicos, lo que equivale a un incremento de 25 por ciento en cuatro años, al pasar de 66 mil 505 a 83 mil 378 plazas. Para poner esos cambios en perspectiva, el crecimiento de la plantilla de la Defensa Nacional es cuatro veces superior al crecimiento de la nómina de la Secretaría de Salud y 1.6 veces por arriba del incremento en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que es la institución de salud oficial más importante del Gobierno. EN ESE sentido, y partiendo de los criterios generales del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2023 (PPEF), el 69.1 por ciento del presupuesto total de los ramos administrativos se concentra en cinco áreas: Bienestar, Educación, Salud, Turismo y Defensa. En el caso específico de Defensa, el gobierno plantea a la Cámara de Diputados la asignación de 111 mil 900 millones de pesos para actividades como: Operaciones, despliegue militar y vigilancia del espacio aéreo nacional. Coadyuvar con la función en apoyo a la Seguridad Pública a través del Cuerpo de Policía Militar. Reforzar la operatividad entre la Secretaría de Marina-Armada de México para mejorar la coordinación y cooperación. Coadyuvar en el fortalecimiento de la identidad nacional como factor determinante para el desarrollo integral del Estado Mexicano. Participar activamente en los programas de salud y auxilio de las personas, así como la reconstrucción de zonas afectadas. En suma, el Ejército ya cuenta con muchas facultades, más de las que soñó, y ojalá los mexicanos –que respetamos a las fuerzas armadas pero que desearíamos verlas en actividades propias de su función-, no nos arrepintamos. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.