José Manuel Pozos del Ángel, “yo soy el proyecto transformador”; creyó tener derecho de pernada en su oficina

- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / El hijo del alcalde Tuxpan, exfuncionario de Sefiplan, se dice inocente de las acusaciones en su contra, de las “mentiras sobre su persona. Habría que decirle a este junior mal habido que en realidad hay una denuncia ante el ministerio público donde lo acusan de intento de violación y acoso sexual. Lo presunta víctima asegura que José Manuel Pozos del Ángel, usando su posición de jefatura en la dependencia estatal donde laboraba, trató de obligarla a contactos físicos sin su consentimiento. Pero el hijo de Pozos Castro se defiende, asegurando que todo el caso es una mentira utilizada “para golpear un proyecto transformador, como es el verdadero deseo de los intereses perversos que promueven esta mentira”.  

Vaya arrogancia, vaya engreimiento de un sujeto que seguramente ni siquiera voto por López Obrador en las elecciones de 2018, pues su persona estaba ocupada en otros asuntos. Pero ya montado en el tren de la Cuarta Transformación, José Manuel Pozos del Ángel se siente parte importante del proyecto transformador”, de modo que los enemigos de ese proyecto lo ven como un objetivo importante que, de golpearlo, harían trastabillar a la Cuarta Transformación en todo el país.  

Que se baje de su nube este remedo de funcionario quien por cierto utiliza una frase que debería provocarle escozor: “Intereses perversos”. Lo decimos porque precisamente la víctima, una joven de nombre Nancy, quien tuvo el valor de denunciarlo, lo dibuja como un tipo perverso, un sujeto que la acosó y que incluso tuvo intenciones de violarla. Intereses perversos” lo de él, quien sintiéndose superior, hijo predilecto de la Cuarta Transformación, creyó que tenía derecho de pernada en su oficina. 

Javier Duarte siempre se dijo inocente, pero por defender a Karime se inmola. “Yo y sólo yo soy el responsable” de los desvíos millonarios en el DIF 

Soy inocente, me fui de México porque temía por mi vida y la de mis hijos”, declaraba Javier Duarte desde el Reclusorio Norte. Duarte siempre acusó una persecución política en su contra, sin tomar en cuenta las muchas propiedades que se le encontraron, así como la infinidad de prestanombres que utilizó para saquear los recursos del estado de Veracruz. No obstante, ante la inminente extradición de su exesposa Karime Macías, madre de sus hijos, Javier Duarte se inmola y reconoce que él es responsable de los desvíos millonarios en el DIF Estatal.  

En varios mensajes de Twitter el recluso Duarte anota: “La madre de mis hijos tiene la misma responsabilidad en el manejo de los recursos públicos del @DIFEstatalVer que la esposa de @AbogadoWinkler tiene en el manejo de los recursos públicos de la @FGE_Veracruz, es decir, NO tienen ninguna responsabilidad. Para quienes lo ignoran, el cargo de Presidenta del Patronato del @DIFEstatalVer es un cargo honorario, es decir, NO es funcionaria pública ni tiene bajo su responsabilidad el manejo de recurso público alguno. El responsable del @DIFEstatalVer es su director y este, está bajo el mando del Gobernador del Estado, por lo que cualquier anomalía que pudiere existir en esta dependencia bajo mi mandato Yo y solo Yo soy el responsable”.  

Pobre diablo, sabe que de llegara a prisión su exesposa Karime Macías, está en riesgo todo el dinero que él depósito en su persona, el ocultamiento de esa fortuna es la verdadera razón por la que Javier Duarte se divorció de Karime. Sin embargo, hay testigos y evidencia de que quien controlaba buena parte de los recursos que llegaban no sólo al DIF, sino a otras dependencias, era Karime Macías, la que merece abundancia. 

López Obrador ofrece cena con tamales de chipilín, pero pasa la charola a empresarios; de 20 a 50 millones las aportaciones “voluntarias” 

Si alguna vez el presidente López Obrador lo invita a Palacio Nacional a comer tamales de chipilín, piénselo dos veces. Y es que al presidente ya se le está haciendo costumbre pasar la charola a los asistentes a sus cenas. En febrero de 2020, anunciada ya la rifa del Avión Presidencial por parte de la Lotería Nacional, López Obrador invitó a varios empresarios a una cena en donde obligó, de “manera voluntaria” a que le compraran paquetes completos de boletos de lotería.  

Esta vez, en la cena que hace unos días tuvo el presidente con varios empresarios, a los que les dio tamales de chipilín, también les entregó una hoja que decía: “Rifa de ocho macrolotes en playa Espíritu, municipio de Escuinapa, Sinaloa y premios en efectivo de 20, 10 y 5 millones de pesos”. Era una carta compromiso que los invitados debían firmar de manera voluntaria anotando antes la aportación que darían. Y no se crea que era una aportación de unos cuantos miles, no, la cantidad mínima de aportación “voluntaria” es de 20 millones de pesos; pero si el empresario quiere quedar bien con la Cuarta Transformación, podría aportar hasta 50 millones de pesos o más.  

Supuestamente la rifa de esos macrolotes es para la construcción de la Presa de Santa María en Sinaloa. Vaya con el presidente López Obrador, utilizando las mismas mañas que los priistas, obligado al “charolazo” para nutrir de recursos las campañas de sus candidatos de Morena. 

Twitter: @aortiz52 @lbajopalabra 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.