La estrategia de «abrazos, no balazos» llegó para quedarse aunque no dé resultados; AMLO no piensa cambiarla

Abrazos
El presidente López Obrador no piensa cambiar la estrategia de seguridad de abrazos, no balazos FOTO: WEB

Después de la tragedia del asesinato de los dos sacerdotes en Chihuahua, uno pensaría que el presidente Andrés Manuel López Obrador reflexionaría un poco sobre su estrategia de seguridad, sobre todo que el tema ha tomado dimensiones de carácter internacional con los comentarios del jerarca de la grey católica. Sin embargo, haciendo honor a su tozudez y terquedad, el mandatario azteca dijo que no usará la fuerza para combatir la violencia, pues no es el camino de la paz y «la violencia genera más violencia».

El presidente López Obrador, haciendo uso de una retórica convenenciera, dijo: «Dar respuesta al mensaje del Papa Francisco, que en una situación muy difícil y dolorosa escribe lamentando la situación de violencia en México, pero al mismo tiempo, subraya que no es la violencia el camino para conseguir la paz. Estamos totalmente de acuerdo, porque hay quienes piensan que la violencia hay que enfrentarla con violencia, el mal con el mal. La violencia genera más violencia».

No obstante, en su análisis tabasqueño, el presidente no dijo nada sobre la enorme cantidad de muertos que han dejado los tres años de su gobierno. De verdad que, resulta increíble que a pesar de los miles de asesinatos en lo que va de su sexenio, siga empeñado por continuar por la estrategia de abrazos y no balazos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.