José Noriel Portillo Gil, alias El Chueco, se movía libremente en Cerocahui, Chihuahua. Hasta patrocinaba un equipo de beisbol

Chueco
José Noriel Portillo Gil, alias El Chueco patrocinaba un equipo de beisbol en Chihuahua FOTO: WEB

El Chueco ya tenía órdenes de aprehensión y aunque lo tenían ubicado nadie lo detenía. El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, prometió a la familia de Patrick Braxton que antes de dejar el cargo atraparía al Chueco, responsable de la muerte de este joven norteamericano. Pero nadie le hizo nada, es más, José Noriel se dio el lujo de patrocinar un equipo de beisbol. Fue precisamente una disputa por un juego de beisbol que el equipo del Chueco perdió, lo que dio origen a una serie de asesinatos.

Los reportes indican que en ese partido hubo una discusión y que por ello José Noriel Portillo acudió a la casa de los contrincantes para asesinarlos y quemarles la vivienda. Después de eso el chueco se puso a buscar a un sujeto de nombre Paul. Se entrevistó con el guía de turistas que también fue asesinado y que antes de ser ultimado entró a un templo jesuita a refugiarse.

El Chueco no respetó el templo y asesinó al guía y a los jesuitas. ¿Cómo podía el Chueco moverse con tanta libertad por esa zona? Esto sólo se explicaría si hubiera colusión con las autoridades de los tres niveles, la municipal, la estatal y la federal. Un generador de tanta violencia debería ser objetivo del gobierno federal, sin embrago, el señor operaba con plena impunidad desde hace varios años.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.