Para variar, el presidente de todos los mexicanos no lamenta lo sucedido en el Corregidora; aprovecha para echarle la culpa a los neoliberales

Presidente
Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB

Hay que tener mucho estómago para aguantar al presidente Andrés Manuel López Obrador. Mientras que en todo el país hay una toma de consciencia por lo sucedido en el Estadio Corregidora de Querétaro, mientras muchos analistas lamentan el deterioro social que se vive en el país, el presidente de México aprovecha los hechos lamentables, en los que se puso en riesgo a familias enteras, para echarle la culpa a los gobiernos anteriores.

Dijo el presidente en la mañanera de este lunes: «Ese es el camino, eso es lo que hemos iniciado, pero esto son rezagos de los gobiernos neoliberales anteriores, el periodo en el que apostó a la corrupción, a la impunidad y al abandono del pueblo». Hace unos días en Michoacán un grupo armado fusiló a 17 personas en un velorio, el domingo en el juego del Querétaro y el Atlas ocurrió esta masacre.

López Obrador ya lleva más de tres años en el poder y todavía sigue echándole la culpa a los gobiernos anteriores por lo que ocurre en la actualidad. ¡Hay que ser muy caradura para eso! Olvidándose de la inmoralidad de su familia y de sus funcionarios, López Obrador agregó: «Ante estos hechos lamentables, se debe continuar moralizando al país y atendiendo los orígenes de la violencia, las causas».

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.