Veracruz: el laboratorio de AMLO y Morena

Laboratorio
Cuitláhuac García Jiménez y Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB
- en Opinión

Francisco Vargas / No hay un solo legislador, Gobernador ni funcionario del actual gobierno que sean tan servil con López Obrador como ha demostrado serlo Cuitláhuac García, su fanatismo y lambisconería escalan a tal grado que el Gobernador de Veracruz ha llegado hasta a imitar los ademanes y la forma de hablar del Presidente de México. Desgraciadamente el servilismo de García Jiménez no simplemente se limita a una réplica física de Andrés Manuel, sino también a su forma de conducirse y gobernar.

El autoritarismo y la intolerancia con la que se ha conducido el gobierno de Veracruz han aumentado exponencialmente estos últimos meses, las detenciones por el flamante delito de ultrajes a la autoridad ha sido la excusa perfecta para que autoridades estatales (Secretaría de Seguridad Pública y Fiscalía del estado) procedieran a detener a cientos de personas en territorio veracruzano, cabe mencionar que en lo que va de la administración estatal morenista, curiosamente se ha disparado el número de detenciones por este delito, según el Poder Judicial en 2019 el gobierno de Veracruz encarceló a 18 personas, en 2020 fueron 56, pero en 2021 (ya con el Código Penal local reformado en su artículo 331) la cifra se disparó a 267 personas detenidas por dicho delito, he aquí la importancia de la aplastante mayoría que posee Morena en el Congreso del Estado para aprobarle lo que le plazca a cuyo Gobernador sueña con ser como López Obrador y vaya que lo está logrando.

Otro ejemplo de la intolerancia de este mandatario estatal es como en días pasados confrontó a una periodista que precisamente lo cuestionaba sobre el famoso delito de ultrajes y los reclamos que han llegado de todas partes del país por el mal uso que se le ha dado a este delito a raíz de la reforma que él mismo promovió, Cuitláhuac al más puro estilo de AMLO atacó y descalificó la credibilidad de la comunicadora por supuestamente informar de mala forma, de igual manera ha declarado sin prueba alguna que existe una supuesta complicidad entre la delincuencia organizada y las barras de abogados que se han manifestado en contra de este delito, el cual a todas luces es inconstitucional y además existen precedentes judiciales de la Suprema Corte que así lo demuestran.

El que Cuitláhuac García imite permanentemente la conducta de López Obrador no es casualidad, tampoco lo es la reforma al Código Penal de Veracruz para que a través del delito de ultrajes, el Ejecutivo tenga mayor capacidad legal de proceder contra quién ellos consideren agredan a las autoridades, restringiendo así la labor periodística, el ejercicio de manifestación y protesta pacífica así como el derecho a libertad de expresión en general.

Son pocos los que se han percatado de esto, pero la situación de Veracruz no es más que la ante sala de lo que sucede a nivel federal, la auto llamada cuarta transformación observa cómo es que reacciona una sociedad la cual es controlada prácticamente en su totalidad por su partido, en donde existe una casi nula oposición política y mediática, controlando el Poder Judicial, la Fiscalía General, organismos autónomos y cualquier institución pública que dependa del presupuesto. Todo esto les facilita ampliamente el camino para poder hacer lo que les viene en gana con el estado, al más puro estilo “duartista” presionan, censuran y hasta encarcelan a quienes se salen del renglón.

Es así como Veracruz se ha convertido en el laboratorio de López Obrador, donde a través de su aprendiz (Cuitláhuac) ha logrado perpetuar actos solo dignos de una dictadura.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.