Hay que borrarle la risa a Cuauhtémoc Blanco. Las mantas y los muertos le dan risa, sus fotos con líderes del narco le dan risa

Cuauhtémoc
Cuauhtémoc Blanco, gobernador de Morelos FOTO: WEB

Cuauhtémoc Blanco resultó ser el Cuitláhuac García del centro del país. Tan estulto el uno como el otro. García Jiménez, gobernador de Veracruz, declaró hace dos años su victoria en contra de los grupos del narcotráfico, eso porque habían desalojado una carretera de la zona de La Tinaja. Después del reguero de cadáveres que le han dejado en el estado en este principio de año, el gobernador señala que eso es debido a la guerra entre las mismas bandas del crimen organizado. Mientras tanto, Cuauhtémoc Blanco, pariente chichimeca en estulticia del veracruzano, una vez que asesinaran al alcalde de Xoxocotla, Morelos y dejaran una manta donde dicen que tiene nexos con el crimen organizado, el Cuauc sólo dice que eso le causa risa.

¿Qué le causa risa? ¿La manta que lo acusa o el alcalde asesinado? Las fotos en donde aparece retratado con miembros del crimen organizado son otra cosa que le da risa, pues señala que eso es parte de una guerra sucia en contra de su administración.

Para este momento ya hay una denuncia de diputados locales de Morelos que están exigiendo a la Fiscalía de ese estado que investigue: «Se debe romper el círculo de impunidad que vive el estado, nadie puede estar en contra de la ley y arriba de la ley. Nos dimos a la tarea de llevar a cabo un estudio de los hechos y concluimos que sí había delito que perseguir», dijo Enrique Paredes Sotelo, líder del partido Movimiento Alternativa Social. Hay que borrarle esa risa a Cuauhtémoc Blanco, un aborto de gobernador, como el de Veracruz.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.