AMLO, el retrato de un hombre que pudo ser el mejor presidente de México

Presidente
Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB

Quienes no simpatizan con AMLO, no tienen interés en la consulta, tampoco los que quieren que siga hasta el 2024. El único interesado en una consulta que requiere millones para su ejecución es el propio presidente. Esa terquedad en llevar un supuesto ejercicio democrático sólo ha polarizado a la sociedad mexicana. El ataque de gobernadores, secretarios de estado, líderes partidistas, desde luego morenistas contra el Instituto Nacional Electoral (INE), resulta inédito, pero también indigno y vergonzoso. Desde luego que muchos saben que Lorenzo Córdova y consejeros no son una “perita en dulce”, sin embargo, en estos momentos ellos son los únicos que hacen contrapeso a un poder omnímodo y centralista.

En varias ocasiones hemos señalado que uno de los méritos del presidente López Obrador es que se conduce como pez en el agua cuando se encuentra en campaña. Luce seguro, preciso, conecta muy bien con la gente y hasta parece congruente en sus ideas. Por eso quiere su revocación de mandato. Eso lo hará lucirse nuevamente. No obstante, como presidente se ve a un político resentido y amargado, no tolera ni soporta la crítica de los medios, a quien no baja de chayoteros.

Su ambición por concentrar el poder en su persona es muy evidente, prueba de ello es que se siente con el mérito suficiente para seguir con el dedazo, como lo hizo el PRI en la «plenitud del pinche poder». Él quiere que, por sus pistolas, que la siguiente sea Claudia Sheinbaum y tenga por seguro, que hará todo cuanto pueda para salirse con la suya.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.