Los ultrajes de la autoridad

Ultrajes
Hugo Gutiérrez Maldonado y Ricardo Monreal Ávila FOTO: WEB
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / 

Prefacio. 

En este mismo espacio se advirtió sobre la absurda argumentación del gobernador Cuitláhuac García para negar que su gobierno, a través de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP), esté incurriendo en subejercicio. *** Resulta que la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) también hizo notar esa irregularidad durante la comparecencia del titular de la SIOP, Elio Hernández Gutiérrez. *** Y no sólo eso: La bancada panista reveló que el gobernador había emitido un acuerdo –publicado en la Gaceta Oficial del Estado el jueves 25 de noviembre- para que esa dependencia trabaje a marchas forzadas en las próximas semanas, en la celebración de licitaciones, además de “suscripción de convenios modificatorios, designación de residentes, expedición de copias certificadas y temas de auditoría”. *** El acuerdo dispone que serán habilitados, como hábiles para los trabajadores de la SIOP, los días sábados de noviembre y diciembre de dos mil veintiuno; así como, en torno a las vacaciones de Invierno 2021, los días 20 al 24, 27 al31 de diciembre de 2021, y los días tres, cuatro, cinco, seis y siete de enero de 2022. *** El PAN advierte que lo establecido en dicho acuerdo viola disposiciones establecidas en el Código Financiero para el Estado de Veracruz, que en su artículo 194 establece: “Queda prohibido realizar erogaciones al final del ejercicio con cargo a ahorros y economías del Presupuesto de Egresos que tengan por objeto evitar el reintegro de recursos a que se refiere este artículo”. *** Los panistas dejan muy claro que esos actos “dan lugar a las responsabilidades administrativas, así como a la actualización de los delitos contra el servicio público establecidos en el Código Penal”. *** Ahora se entiende la expresión del gobernador Cuitláhuac García cuando advirtió: ¿Cómo va a haber subejercicio si no ha acabado el año?

* * * 

Para el ejercicio de sus funciones, los policías –no sólo los de Veracruz, sino los de todo el país y acaso de todo el mundo- son dotados de armamento con el que –se entiende- podrán defender a la sociedad y se podrán defender ellos mismos.

La dotación de esos implementos de trabajo está, en consecuencia, justificada.

Sin embargo, existe el riesgo de que algunos policías hagan mal uso de las armas con las que fueron dotados. Las pueden ocupar para cometer asaltos o cobrarse afrentas personales, sabedores (los policías) de que la inmensa mayoría de los ciudadanos de este país carece de un arma para defenderse.

Para evitar que eso suceda (o al menos disminuir el riesgo) existen protocolos con los que se hace un seguimiento puntual de las armas y las municiones, de manera que cuando el policía no está en servicio, el arma debe estar resguardada en el arsenal de la corporación.

Hay otro escenario en el que se pueden presentar abusos de los policías, que es cuando acatan una instrucción de sus mandos. Ellos saben que lo que les ordenan es ilícito, pero están conscientes de que las consecuencias de incurrir en un desacato pueden ser muy graves.

Algo similar sucede con los tristemente célebres artículos 331 y 331-bis del Código Penal para el estado de Veracruz, que se refieren al delito de “ultrajes a la autoridad”, reformados –ambos- durante la actual administración estatal.

El secretario de Seguridad Pública Hugo Gutiérrez Maldonado (con antecedentes de haber cometido actos de corrupción y violatorios de los derechos humanos en los estados de Nuevo León y Coahuila) se congratula de que se hayan reformado dichos artículos pues, desde su óptica, “el policía también es humano, el policía también tiene familia, al policía también hay que protegerlo”.

Es la misma situación del arma de cargo. Ese ordenamiento pudo haber tenido, como función especial, la protección jurídica de los policías, pero sucede que hay quienes han encontrado un resquicio, una trampa en el Código Penal, para hacer mal uso del delito de “ultrajes a la autoridad”.

El tema no es nuevo. Hace más de un lustro llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que en marzo del 2016 declaró inconstitucional ese mismo delito del Código Penal para la Ciudad de México, y que se sancionaba con penas de entre seis meses y 24 meses de prisión, así como con multas de hasta 100 días de salario.

Nueve ministros consideraron que ese precepto violaba el principio de exacta aplicación de la ley penal, en su vertiente de taxatividad (el término se refiere a la exigencia de que los textos en los que se recogen las normas describan con suficiente precisión qué actos o conductas están prohibidas y qué sanciones se impondrán a quienes incurran en ellas) ya que el tipo penal no era suficientemente claro al establecer las conductas prohibidas, y por tanto la sociedad no podría saber en qué momento podría o no estar incurriendo en ese delito.

La Corte aclaró que con esa determinación no pretendía validar las agresiones que pudiesen cometerse contra las autoridades con motivo o en ejercicio de sus funciones.

Lo acaba de reiterar el senador (por cierto, coordinador del grupo de Morena) Ricardo Monreal: “En las últimas semanas he insistido en que no debe de usarse el delito de ultrajes a la autoridad contra ciudadanos. Este delito es inconstitucional, desproporcionado y autoritario”.

Hizo un llamado al Congreso local para derogar esos artículos.

Lo lógico sería que los legisladores de su propio partido le tomaran la palabra, pero ante la cerrazón del gobernador veracruzano, se abre una extraordinaria oportunidad para que el grupo opositor se ponga al frente de esta cruzada contra los abusos de nuestros cuerpos policiacos.

¿Quién dice “yo”?

* * * 

Epílogo.

El jurista Tomás Mundo Arriasa advirtió que la vida del abogado Mario Santés Álvarez está en riesgo, a partir de la decisión de la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Isabel Inés Romero, de despojarlo del cargo de defensor de oficio y retirarle los servicios médicos a los que tiene derecho y que necesita con urgencia por su delicado estado de salud. *** “La justicia en Veracruz es selectiva. @RicardoMonrealA. La @FGE_Veracruz le niega el derecho a la justicia a Mario Santés por proteger a la Presidenta del @TSJVer. Se niega a recibir pruebas científicas para probar el delito en contra de la presidenta. Hoy Mario está muy grave”, publicó en sus redes sociales Tomás Mundo. *** En las pasadas 24 horas se confirmaron 182 fallecimientos ocasionados por Covid-19, con lo que el registro nacional de la Secretaría de Salud (SSa) llegó a 294 mil 428. El reporte de esta tarde indica que los contagios siguen en aumento. En el periodo del 14 al 20 de diciembre, incrementó 8 por ciento la cantidad de personas con la infección. *** En cuanto al Plan Nacional de Vacunación, la Ssa informó que el martes se aplicaron 204 mil 091 dosis, para un acumulado de 132 millones 840 mil 902 aplicadas a nivel nacional. De las poco más de 77 millones de personas que tienen al menos una inyección de las vacunas, 85 por ciento ya tiene el esquema completo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.