La Sección 32 del SNTE Veracruz llega a elecciones desacreditada y sin su guía moral

SNTE
Juan Nicolás Callejas Arroyo FOTO: WEB
- en Opinión

Luis Ortiz Ramírez / Los viejos jorocones del magisterio veracruzano saben que para la formación del  Equipo Político callejista, mucho tuvo que ver el difunto maestro, Gustavo Moreno Ramos. Él fue  el que escogió el nombre de dicha agrupación. Es cierto que el también difunto maestro Juan Nicolás Callejas Arroyo le dio formación y personalidad, y finalmente con mucha astucia, supo usar esa agrupación para alcanzar sus metas políticas.

Nadie puede dudar de que  el viejo jorocón del Pato  se dejó seducir por las mieles del poder, al grado, de poner en primer lugar los intereses personales y los de sus  incondicionales, a quienes hizo presidentes municipales, regidores y diputados.

La jauja y rebatinga de plazas, se dio precisamente cuando Callejas Arroyo, fortaleció sus relaciones con el Tío Fide y actual recluso Javier Duarte, a quien por cierto, el mismo Callejas le llamaba el “amigo de los maestros”, pero por abajo del agua, Jineteaba el dinero de los maestros con la complacencia del líder moral de la Sección 32 del SNTE.

Aunque hay que reconocer que el vetusto líder, sabía  escuchar y asar bien la carne. A los maestros  les doraba la píldora con su discurso de que el “hombre había conquistado la luna, pero que aún tenía mesa bancos del siglo pasado.  El varias veces diputado, sabia escuchar, pero  no a todos les cumplía, pero eso sí, y no hay duda de ello, el viejo  sabia dejarlos contentos.

Virtudes de las que carece su socoyote, quien prefirió en sus primeros pasos de formación,  dejarse llevar por el olor de las enaguas, antes de convertirse en punta de lanza de un verdadero relevo generacional. El  discurso de Juan Nicolás Callejas Arroyo,  no era profundo, más bien era tosco, folclórico y roído. Pero no podemos negar, que el viejo líder   sabía leer muy bien los tiempos políticos, algo de lo que carece su socoyote, quien en estos momentos,  se encuentra vendiendo paletas  de hielo en el polo norte.

Es cierto que viene el cambio sindical, y que el sucesor  de Lacho, tendrá que salir del rebaño callejista, sin embargo,  y a pesar de que las diferentes tribus que existen en la Sección 32 se ponen zancadillas entre ellos  mismos, tienen  amplias posibilidades de volver a  tomar las riendas de la Sección 32.

Aunque el final de la historia aún no está escrito.  En la memoria del magisterio veracruzano, aún están muy frescas las imágenes de una Sección 32  supeditada a los gobernantes en turno. Su apoyo irrestricto a la mal llamada reforma educativa, y sus pocos alcances para apoyar los maestros de las violaciones laborales, los deja muy mal parados.

Por lo pronto, las huestes borreguiles aglutinadas en el redil del Equipo Político,  ya se han dejado ver con el recién estrenado  presidente de la Cámara de Diputados. Un mensaje confuso, de una Sección 32, que extraña y añora la guía, y el puño de hierro envuelto en terciopelo,  del hijo predilecto del Pato.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.