Por una simple foto de Lozoya en restaurante chino, discurso anticorrupción de la 4T se debilita

Lozoya
Por una simple foto de Lozoya en restaurante chino, discurso anticorrupción de la 4T se debilita FOTO: WEB

La columna vertebral y la bandera anticorrupción que ha enarbolado Andrés Manuel López Obrador para representar a su Cuarta Transformación, ha recibido una buena mancha con el caso del exdirector general de Pemex, quien fuera retratado en la sobremesa de un elegante restaurante chino, por una audaz periodista con quien el aludido había tenido ciertos roces legaloides. No es la primera vez en que un funcionario o celebridad es expuesto en público, sin embargo, el problema radica en que en los ciudadanos crece la desconfianza por el modo selectivo de la aplicación de justicia en la 4T.

El discurso de la anticorrupción, después de la exhibida de Emilio Lozoya, ahora sonará hueco. Muy pocos se tragarán la píldora de que este gobierno acabará con la corrupción y que es implacable con los que roban los recursos que pertenecen a los mexicanos. Por lo pronto los apagafuegos de la Secretaría de Gobernación muy poco han podido hacer para acabar con el fuego en los medios de comunicación y en las «benditas redes sociales».

De modo que algo tendrán que hacer en el tablero del ajedrez político del tabasqueño. Así que no les extrañe que tengan que sacrificar a alguien para dar a entender que, en la 4T, la justicia se aplica caiga quien caiga. Por cierto, el Gobierno Federal no debería subestimar a periodistas con tamaños suficientes como quien le tomó la foto al exdirector general de Pemex.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.