El Orfis, una institución que apesta. Delia González Cobos encuentra desvíos de 3 sexenios atrás, mientras se ocupa de encubrir a los actuales delincuentes

Orfis
Delia González Cobos FOTO: WEB

Para quienes gobiernan un estado es importante colocar a sus peones en los lugares de riesgo, en las instituciones que podrían descubrir su corrupción; por lo tanto, es importante colocar a títeres para que cubran las huellas del crimen. Eso es el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), donde opera Delia González Cobos, que se ha puesto a hurgar en los sexenios anteriores, pero encubre al actual gobierno. Lo mismo hizo Lorenzo Portilla, de quien documentamos a tiempo la manera como mandaba a sus sobrinos a extorsionar empresarios.

En un futuro, dentro de dos sexenios, digamos, cuando el gobierno cambie y llegue otro auditor, utilizará a los medios oficialistas, lacayos de alcurnia, para dar a conocer que el gobierno de Cuitláhuac García es el más corrupto en lo que va del siglo; eso es lo que hace Delia González ahora.

Para que no se le reproche su encubrimiento actual, se pone a sacar cifras impactantes sobre desfalcos, sobre irregularidades, sobre desvíos. ¿Por qué los otros auditores no lo detectaron a tiempo? Por la misma razón por la que Delia González Cobos no detecta los actuales, porque la verdadera razón del Orfis es encubrir a los actuales delincuentes.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.