Veracruz, la película que inició el Spaghetti Western

Western
Hace casi siete décadas, en 1954, se estrenó una película que dio a conocer el nombre de nuestro Estado en todo el mundo e hizo que, a partir de entonces, para muchos, Veracruz fuese sinónimo de western FOTO: PIXABAY

Ciudad de México. Hace casi siete décadas, en 1954, se estrenó una película que dio a conocer el nombre de nuestro Estado en todo el mundo e hizo que, a partir de entonces, para muchos, Veracruz fuese sinónimo de western.

La importancia de este film dirigido por Robert Aldrich va más allá de su argumento o quiénes fueran sus protagonistas. Era la tercera película del director estadounidense y el segundo western que dirigía tras “Apache”, con la que había conseguido un gran éxito, pero el verdadero valor de “Veracruz” es su influencia en la historia del género y del cine en general.

Los críticos e historiadores cinematográficos coinciden en señalar a “Veracruz” como el precursor directo de un subgénero del western llamado “spaghetti western”. La película de Robert Aldrich cuenta con los ingredientes típicos del western, tópicos que años más tarde el spaghetti western exageraría en sus producciones. Sin embargo, los personajes de “Veracruz” son diferentes a los del western clásico; ya no está tan clara la diferencia entre héroes y villanos, sino que nos encontramos con personajes amorales, ni buenos ni malos, que servirían de inspiración para el antihéroe que tan bien encarnó en varias películas el actor Clint Eastwood.

El western original, que fue el género cinematográfico más popular en Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX, se sitúa en la época del lejano Oeste o el salvaje Oeste. El principal símbolo de esta época de enfrentamientos entre colonos, nativos americanos y mexicanos en la zona de la frontera, es el vaquero. Además del cowboy que va a caballo y maneja con habilidad el revolver, también encontramos típicamente los ranchos, las pequeñas ciudades fronterizas con su sheriff, el desierto, el ferrocarril o los salones, donde a menudo se alcanzaba el clímax de la acción en torno a una partida de poker.

En las películas sobre el lejano Oeste se jugaba al 5-card draw, que es una de las muchas modalidades del poker que se sigue jugando hoy día incluso en el entorno online; la diferencia principal es que, si la disputa no se resolvía en las mesas de poker, los jugadores de aquella época siempre tenían la opción de enfrentarse en duelo, un recurso que se explotó en el spaghetti western.

Uno de los duelos más míticos de la historia del western es el que protagoniza “Solo ante el peligro” (Fred Zinnemann, 1952), con Gary Cooper. En “Veracruz”, Cooper cambia completamente de registro, algo que también tuvo su impacto en la época. Del sheriff valiente y justiciero pasó a un buscador de oro sin demasiados escrúpulos al que acompaña en su aventura Burt Lancaster.

Cooper y Lancaster eran ya dos grandes estrellas, pero la película sirvió también para dar a conocer nuevos rostros. Fue el caso de la actriz española Sarita Montiel que, tras haber pasado por México para actuar en algunas producciones, dio el salto a Hollywood con “Veracruz” sin tener ni idea de inglés. Se cuenta que la actriz aprendía sus diálogos simplemente a partir del sonido de las palabras, lo cual provocó algún que otro malentendido durante el rodaje.

Otro de los actores presentes en “Veracruz” fue el californiano Cesar Romero, que pasaría a la historia por sus papeles como Latin lover y por encarnar al Joker en la serie de televisión “Batman”. Entre el resto de secundarios había más rostros conocidos, algunos de los cuales, como Charles Bronson o Ernest Borgnine, trabajarían después con Sergio Leone u otros directores interpretando papeles similares.

Sergio Leone fue, sin duda, el rey del spaghetti western, un subgénero que se desarrolló sobre todo en los años 60 con producciones de bajo presupuesto realizadas principalmente en Europa, y más concretamente en Italia. El director italiano fue autor de obras maestras como “Por un puñado de dólares”, “El bueno, el feo y el malo”, “Érase una vez el Oeste” o “Érase una vez en América”, muchas de ellas reconocibles por todo el mundo -incluso sin haberlas visto- gracias a la música del que fuera su amigo desde la infancia, el genial compositor Ennio Morricone, que falleció en 2020.

Leone fue solo uno de los muchos directores a los que impactó la crudeza de “Veracruz”. Se dice que la película de Aldrich influenció a películas como “Los siete magníficos” (John Struges, 1960) o “La pandilla salvaje” (Sam Peckinpah, 1969), y que era uno de los filmes favoritos del director francés François Truffaut. Incluso tuvo su propia parodia en 1986 con “Los tres amigos”, dirigida por John Landis. “Veracruz” es todo un clásico, rodado íntegramente en México (sobre todo en los estudios cinematográficos de Churubusco cerca de CDMX), que nunca pasa de moda.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.