Este es el Narcogalán que, por delatar al Chapo Guzmán, terminó de ser galán para convertirse en un hombre desfigurado

Narcogalán
- en Carrusel, LBPNoticias

Juan Carlos Ramírez Abadía, El Chupeta, un narcotraficante colombiano que fue testigo estelar en el juicio contra el jefe del Cártel de Sinaloa, Joaquín el Chapo Guzmán, que despreciaba tanto a los delatores que no sólo enviaba a su ejército de sicarios a matarlos con crueldad, sino que extendía su venganza a los hijos y esposas de los que él llamaba, con desdén y coraje, sapos. Ante el caso resulta paradójico que El Chupeta haya terminado convertido en lo que más aborrecía durante su vida delictiva. Terminaría siendo un delator, un sapo, como se llama en Colombia a los soplones.

El Chupeta era un hábil montador de caballos, con notable capacidad administrativa y gerencial, y con una presencia personal que lo hacía aparecer ante sus muchas admiradoras como un seductor de telenovela, un galán de televisión. Tiempo después conocería al Chapo Guzmán, con el Chapo, comenzó a tener negocios donde en trasiego de droga era lo importante. Un día el Chupetas decidió que eliminar al Chapo Guzmán era lo mejor.

Se comunicó con gente del gobierno de los Estados Unidos y comenzó a soltar la sopa sobre varios negocios que habían tenido con Loera, señalando también algunas casas de seguridad del CDS. Una vez que el Chapo se enteró de lo que el Chupetas estaba haciendo, lo capturó, lo encerró en una casa de seguridad para después torturarlo, desfigurando la cara. Del Chupetas se sabe que está recluido en una cárcel en los Estados Unidos y que hasta el momento, después de ser un narcogalán, terminó siendo un sujeto desfigurado.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.