En Jesús Carranza, miles de familias afectadas piden ayuda al gobierno; ¡¿no se pueden esperar?! Y ni se les ocurra tomar la carretera

El presidente Andrés Manuel López Obrador ya se fue a Palacio Nacional a dormir en sábanas de Holanda, en almohadas de pluma de ganso (me canso ganso). Ya recorrió parte de Veracruz, vio parte del desastre, no todo porque después del accidente del helicóptero donde viajaba el secretario de Gobierno, le sacó y ya no se quiso subir a hacer su tan planeado recorrido; ¿no que en esta vida había que tomar riesgos? Mientras tanto en Jesús Carranza, a un pie del río Coatzacoalcos, miles de familias afectadas duermen en albergues o a la intemperie.

El mismo director de Protección Civil de Jesús Carranza ha reconocido que hay más de mil 400 viviendas afectadas por el desbordamiento del río a causa de huracán Grace. La ayuda que requieren es inmediata, no pueden esperar más tiempo.

Sin embargo, tendrán que esperar, porque ya lo dijo el presidente, primero se habrá de censar a las personas que sufrieron en el desastre, después tendrán que tramitar el apoyo, luego tendrán que ponerse en una lista de espera y ya para Navidad, recibirán sus apoyos. Ah, señores de Jesús Carranza, y ni se les ocurra tomar alguna carretera para exigir apoyos, porque les mandan a la policía y los tunden a toletazos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.