Dora y sus hijos pudieron salvarse; abuela da su versión sobre tragedia por deslave en Xalapa

Tragedia
Dora Isabel Caballero Morales, de 27 años, quien murió sepultada junto con cinco de sus hijos por un deslave en la colonia Brisas del Sedeño, municipio de Xalapa, sufría violencia por parte de su marido Adán Moreno Ortiz FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. Dora Isabel Caballero Morales, de 27 años, quien murió sepultada junto con cinco de sus hijos por un deslave en la colonia Brisas del Sedeño, municipio de Xalapa, sufría violencia por parte de su marido Adán Moreno Ortiz.

Así lo denunció su madre Teodora Alarcón Morales, quien acusó al viudo de aprovecharse de la tragedia por el paso del huracán “Grace” para solicitar una casa al gobierno del estado.

«La relación de él con mi hija fue muy triste, me los dejaba sufrir mucho, nunca se hizo responsable de ella y de sus hijos. Ella tenía que andar tocando puertas para que ellos tuvieran qué comer».

El cerro que se desgajó sepultó a la familia durante la mañana del sábado, entre ellos a una bebé de 15 días de nacida.

La abuela de los pequeños recordó que el pasado viernes 20 de agosto llamó a su hija por teléfono para advertirle sobre el peligro en que se encontraban ella y sus hijos, al habitar en un asentamiento irregular, entre cerros en los límites de Xalapa con Banderilla.

Sin embargo, aseguró que Adán Moreno prohibió a Dora Isabel salir del domicilio en busca de un lugar seguro, debido a que tenía que cuidar los fierros de su marido, quien es chatarrero.

«Ahorita (Adán) se da sus baños de pureza diciendo que está muy afectado, y toda la ayuda le llega, porque según él está afectado. Yo no vengo a pedir nada, sólo pido que no sigan pidiendo cosas a nombre de mi hija y de mis nietos, que me los dejen descansar en paz, por favor. Estoy muy sentida y si me estás escuchando, Adán, estoy muy sentida, el coraje que me da, que no los haya dejado salir de ahí. Él sabía que yo le dije a mi hija que se saliera porque estaban en alto riesgo».

La mujer, de 54 años, destrozada por la muerte de sus familiares, recordó que Adán peleaba con Dora cada vez que se debía pagar la renta, para salirse de casa y regresar hasta que las cuentas habían sido cubiertas.

Dos de los niños, sólo eran de Adán, pero Dora los adoptó y se hizo cargo de ellos como si fueran biológicamente suyos; el de siete años se salvó, fue internado en el Centro de Alta Especialidad (CAE) “Doctor Rafael Lucio”, donde se encuentra establece.

Teodora Alarcón indicó que Adán ni siquiera pasó la noche con su familia de viernes para sábado, cuando ocurrió la tragedia.

Además, dijo tener conocimiento de que el padre de familia engañaba a su esposa con la madre de sus otros hijos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.