Rompen y roban reconocimientos de la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros; dan maltrato por 50 años de servicio

Castañeda
Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros FOTO: WEB
- en Opinión
*La Dirección de Mejoramiento a la Vivienda en SEDESOL: Abusos y negocios de la titular

Claudia Guerrero Martínez / Indignación entre la comunidad jurídica y en el propio Poder Judicial de Veracruz, por la vergonzosa forma de pedirle a la ahora magistrada en retiro, Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros, exigiéndole desocupar su oficina, el mismo día que cumpliera 70 años y aplicar en la misma fecha, la Ley Yunes. Y ser tan silvestres y hasta violentos, pues Yolanda Cecilia Castañeda no se encontraba en su oficina y enviar a la Contraloría Interna para atestiguar que empleados ajenos sacaran sus pertenencias y rompieron el reconocimiento de la magistrada por cumplir 45 años de servicio, pues era de cristal.

Y nos enteramos que la misma magistrada presidenta del Poder Judicial Isabel Inés Romero, por venganza, ordenó a los cargadores le rompieran su reconocimiento por 45 años de trabajo, quedando en simples cristales.

Y nos comenta Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros: “Me mandó a un grupo de salvajes a desalojarme, no sólo rompieron mi reconocimiento por 45 años de servicio, también me robaron otros reconocimientos, incluso el de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que corresponde al Premio Nacional al Mérito Judicial y el grupo de salvajes amedrentaron a mi personal. Yo no estuve, por los contagios de COVID-19 que hay en la Institución, de haber estado, me hubieran golpeado o hasta matado, por la saña con que me desalojaron. Estamos viviendo en la selva, no hay ni orden ni justicia”, comentó la magistrada afectada, quien puede denunciar delitos como robo, daños, abuso de confianza, violencia de género, entre otros.

Por otro lado, la Dirección de Mejoramiento a la Vivienda en SEDESOL ejerce abuso laboral, desde hace más de dos años, los trabajadores sufren de la indiferencia del titular Guillermo Fernández Sánchez, ante las constantes acusaciones de robo que presuntamente realiza la directora de Mejoramiento a las Condiciones de la Vivienda, Luz Elena Rangel Montalvo, mejor conocida en la SEDESOL como “La Muñeca Vieja o “La Bruja”.

Esta funcionaria es señalada de ser arrogante, presumida y humilla a los empleados y ya no aguantan tal situación, así como ver cómo la señora realiza negocios y se enriquece gracias al erario estatal, sin que Guillermo Fernández ponga la mínima atención. Las fuentes aseguran que Luz Elena Rangel Montalvo no deja de presumir sus dos casas y un departamento que ahora tiene, además de múltiples viajes realizados cada fin de semana, gracias a las ganancias de contratos de obra de empresas, que ella ha metido a los concursos y licitaciones. Tal parece, el único que ni por enterado está, es el secretario de SEDESOL.

Los contratistas van y vienen. A Luz Elena le han dado diversos regalos, desde un reloj de conocida marca, hasta casas y departamentos, todo por las cuotas que la señora pide. Cabe destacar, que además de ser tirana con todos, es grosera y déspota en sus tratos hacia los empleados, gritándoles y denostando su trabajo.

Los trabajadores no valoran lo que la dirección hace y ella precisamente, es la responsable de la parálisis administrativa, pues sólo se la pasa maquillándose en horas de trabajo y arreglando sus pestañas. Llega todos los días entre 10 y 11 de la mañana. Se va y regresa a las 4 de la tarde, para sólo preguntar si ya está listo el trabajo.

¿Esta es la Cuarta Transformación que querían los veracruzanos?

Acaso ¿para eso le paga el gobernador a ciertos funcionarios?

Luz Elena Rangel Montalvo sólo sabe dar órdenes y no hacer nada, únicamente gozar de relación cercana con el titular Guillermo Fernández Sánchez, engañándolo y manipulándolo a su antojo, para poder hacer  negocios a la medida y bajo su interés. Los empleados exigen ser hora de que el gobernador atienda esta situación, sobre inconformidades en contra Luz Elena Rangel y en la dirección, pues permea corrupción desmedida.

No debemos olvidar que Luz Elena no tiene humildad y respeto a los empleados, su trato es pésimo y además, no es comprensiva con los enfermos de COVID y al regresar de su periodo de resguardo o de enfrentar la enfermedad, los ha hecho desquitar “los días perdidos” como los llama ella y violenta los derechos laborales.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.