Rubén Ríos, el aprendiz de sarcástico; debe ser triste descubrir que «la miel no se hizo para la boca del asno»

Ríos
Rubén Ríos. el aprendiz de sarcástico FOTO: WEB

Rubén Ríos quiso ser columnista para algunos medios de comunicación. En este país, donde cualquier pendejo puede ser escritor y columnista, pues se animó. Lo hizo tan bien que terminó convirtiéndose en un referente del periodismo en Veracruz; todos nos levantamos por la mañana preguntándonos «qué habrá escrito Rubén Ríos en su columna». Animado por su breve y exitosa carrera como escritor, Rubén Ríos, todavía diputado local de Morena, decidió dedicarse, a la manera de Ciorán, a los aforismos.

La mañana del domingo se despertó inspirado y por ello puso su “sarcasmo” a la orden de la Cuarta Transformación: «Hay que invadir España y llevarles la república. No puede ser que sigan teniendo un rey en pleno siglo XXI». Rubén Ríos terminó exhausto después de expulsar tremendo huevo empollado en su sarcasmo. Pero algo sucedió. El efecto irónico que pretendía ridiculizar al gobierno español no cuajó en las mentes de las personas.

¿Por qué? Sencillo. Los lectores de su aforismo sarcástico consideraron al diputado Rubén Ríos Uribe tan ignorante, que pensaron que estaba hablando en serio. La frase sarcástica, según él, le regresó como búmeran y le dio en la testa. Pobre del aprendiz de columnista, pobre del ironizador ironizado. Debe ser triste descubrir que el manejo del lenguaje no es para todos, descubrir que «la miel no se hizo para la boca del asno».

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.