Ante amenaza de paro, AMLO amenaza a gaseros

Gas
Camión repartidor de gas LP FOTO: WEB
*Pero incremento es producto de heladas en los EU
*México importa el 70% de gas LP y quema el suyo

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / FIEL A su costumbre de amedrentar o amenazar a quienes no están de acuerdo con su forma de pensar y actuar usando las herramientas del Estado, al Presidente Andrés Manuel López Obrador, tras presionar y amenazar a las gaseras privadas con hacerles la competencia mediante la empresa Estatal de próxima creación, Gas del Bienestar, dizque para abaratar el costo de ese combustible, sobre todo en la zona metropolitana, los gaseros decidieron convocar a paro de distribuidores de última milla de gas LP, y el llamado lo hizo el Gremio Gasero Nacional que dice agrupar a ocho de cada 10 repartidores de la CdeMx y Edomex que operan bajo la figura de comisionistas. En pocas palabras, AMLO agotó la paciencia de ese gremio, y en protesta por la, también, reciente imposición de topes a los precios de gas LP al consumidor final, podrían dejar sin el combustible al País, ya que el mandatario nacional, en el análisis simplista y mediático que suele hacer de los grandes problemas que afectan a la Nación, no toma en cuenta el alza que ha experimentado ese producto en los Estados Unidos. Y es que Texas, el productor de gas natural más grande de aquella Nación del norte que, generalmente, vende el combustible por tres o cuatro dólares por unidad, cuando una ola fría cubrió aquel Estado desde Febrero bajando las temperaturas hasta tocar -13 grados centígrados, la infraestructura no estaba preparada para seguir funcionando. Muchos de los pozos de gas natural sufrieron derrames que se congelaron e imposibilitaron la producción. Las turbinas de energía eólica se congelaron. Las plantas de energía nuclear también presentaron interrupciones. Por lo tanto, la producción de electricidad se desplomó rápidamente justo en el momento en que se necesitaba más. La demanda por electricidad, por parte de residentes que buscaban permanecer calientes en sus hogares, subió, y todo eso se tradujo a precios sin precedentes. En ese contexto, de la noche a la mañana, del 12 al 13 de febrero, el gas natural se convirtió en el producto más deseado y caro. En algunos casos, incrementó su precio más de 7.700 por ciento. De costar tres o cuatro dólares por unidad, el gas se vendió hasta en 400 dólares, situación que encareció, también, las exportaciones, algo que no registra AMLO porque sus mensajes a la población están enfocados a que el pueblo odie a los que más tienen, sin tomar en cuenta que en los primeros cinco meses del año el precio spot del propano en el mercado texano creció más de 130 por ciento, mientras que el volumen del gas importado apenas subió 6.8 por ciento; el invierno en Texas, además de que la pandemia y el alza en la demanda externa han presionado las cotizaciones.

PORQUE DEBE usted saber que no obstante que México es una potencia en materia de hidrocarburos y gas –que se quema en mecheros sin que sea aprovechado-, el 70 por ciento del Gas LP que consume el mercado mexicano llega de manera mayoritaria desde las refinadoras de Estados Unidos y algo de Canadá (mientras en el País, como ya se dijo, se quema y desperdicia lo que nos da la madre tierra en mecheros permanentes). El transporte que utiliza principalmente es el barco y el tren, mientras que los mayores importadores son las empresas envasadoras privadas que concentran el 60 por ciento de las compras, y si los costos se disparan en EU, es lógico que en México suceda lo mismo, más aun cuando el Presidente Andrés Manuel López Obrador está negado a subsidiar al sector privado, incluso, en casos como estos, pero exige que los costos no se eleven como si quisiera que los importadores asumieran las pérdidas. Solo el año pasado, las importaciones de gas LP por parte de privados y Pemex tocaron también un pico histórico de 671 mil 910 toneladas métricas en el mes de agosto. Los mayores importadores son las siete envasadoras que manejan y abastecen el 60 por ciento del mercado mexicano, que es el quinto consumidor mundial. Y de qué se puede se puede abaratar, pero el Presidente prefiere andar denostando a sus adversarios y perder el tiempo en las inútiles mañaneras, que ponerse a arrastrar el lápiz, ya que en 2016 la demanda de Gas LP era abastecida por la producción propia (principalmente de Pemex) en un 50 por ciento, mientras que lo restante era importado. La apertura económica de este segmento del negocio desde ese año, hizo que la importación hoy alcance el 70 por ciento del producto abastecido, según datos de IHS Market, la consultora especializada en temas energéticos. Quince años atrás, la proporción era al revés: el 70 por ciento lo aportaba Pemex, y el 30 por ciento era importado, pero con AMLO las cosas dieron un viro negativo, preocupado más en giras y conferencias que en atender las demandas más sentidas de la población, entre otras la inseguridad.

PERO COMO López Obrador, cuando no puede amenaza, ya lanzó la primera advertencia a distribuidores y comisionistas que se nieguen a prestar el servicio en la zona metropolitana: serán denunciados y hasta procesados, esto es, como en Venezuela, Nicaragua y Cuba, a los “enemigos” del pueblo y del sistema” hay que perseguirlos y encarcelarlos, y previendo la reacción del “pueblo bueno” a sus llamados de división y ataque contra los que más tienen frente al paro anunciado por parte de los gaseros, promete garantías de seguridad a quienes se sometan, estos es, a los que den el servicio. Como fuera, insiste en que su Gobierno garantizará el abasto de gas, y tal vez lo quiera hacer con la naciente empresa –todavía en embrión- gas del bienestar que no acaba de nacer y carece, por lo tanto de infraestructura, como cuando dijo que combatiría el huachicol, y en efecto, lo bajo en materia de gasolinas, pero la delincuencia se enfocó en el gas LP.

PORQUE DEBE usted saber que en México, el 25 por ciento del gas LP que es consumido en la capital del país, el Estado de México, Puebla e Hidalgo proviene del mercado clandestino, esto es, fue robado a Pemex o a las empresas distribuidoras del energético, más aún, son compañías ilegales en muchos casos con pipas piratas que no cumplen los requisitos mínimos de seguridad, y acaso ello ha sido causa de accidentes graves. En suma, el crimen organizado dedicado al huachicoleo mantiene bajo su control los Estados de Hidalgo considerado el más lucrativo para los criminales, Puebla, Estado de México, Guanajuato, Veracruz y Tamaulipas. De hecho, el predominio en esas entidades ha ido en aumento: 80 por ciento de las tomas clandestinas reportadas en el País en 2018 se concentró en estos Estados, de tal suerte que subió a 83.3 por ciento en 2019; a 86 por ciento en 2020, y llegó a 85% en 2021 que es el gobierno de AMLO. En pocas palabras, el huachicoleo del Gas LP esta en descuido casi total por parte de las autoridades, lo que aunado a los altos costos del energético de importación por parte de Estados Unidos, es lógico que se refleje en el consumidor final, salvo que AMLO ayude de verdad al pueblo subsidiando las diferencias de los ahora costos de importación en tiempos complicados de EU, pero eso sería como pedirle peras al olmo. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.