La cándida Eréndira (y su esposo desalmado)

Ackerman
John Ackerman e Irma Eréndira Sandoval FOTO: WEB
- en Opinión

Sergio González Levet / Sin ninguna explicación y sin un rastro de afecto en la despedida, ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer en un escueto mensaje de su cuenta de Twitter que había decidido remover/quitar/¿correr? a su Secretaria de la Función Pública, la otrora poderosa Irma Eréndira Sandoval Ballesteros pareja de otro cardenal del lopezobradorismo, el gringo impresentable John M. Ackerman.

Por la forma en que fue despedida la mujer, se advierte que la pareja cayó de la gracia del Patriarca de manera desmedida y brutal. Y no es para menos

Los analistas se hacen bolas para dilucidar cuál, de entre las tantas tonterías que cometieron los Ackerman, fue la gota que derramó el vaso de la paciencia presidencial. Lo cierto es que AMLO ha manifestado una complacencia enorme con sus favoritos. Recuérdese a Félix Salgado Macedonio o al doctor Hugo López (Gatell) Ramírez.

Tanto Irma Eréndira como John parecía que estaban empeñados en estirar la cuerda al máximo, para ver hasta dónde aguantaba el Presidente.

Así se entienden sus declaraciones fuera de lugar, los pleitos gratuitos del gringo con otros personajes de la Cuatroté y la entecada obsesión de poner como candidato a Gobernador por Guerrero al hermano y cuñado Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

¿Qué habrá hecho la parejita atómica para ser echada de tan mal modo?

Ni las cuantiosas propiedades que fueron reveladas por la prensa seria y crítica fueron motivo para que Andrés Manuel tomara medidas en contra de quien, por su posición en el gabinete, debía ser pura y blanca, prístina, ante la ley y la opinión pública.

Pero no, los Ackerman-Sandoval resultaron unos pillos de marca que habían acumulado una fortunita inexplicable ante sus sueldos modestos de profesores universitarios.

Véase que su lopezobradorismo fanático los llevó a hacer actos injustificables, todo para salir de la clase media tan odiada por el Patriarca.

¡Pero ellos salieron hacia arriba! Y más que querer ser austeros como el señor Jesús (y el otro) le tiraron a ser como los ricos que no van a caber en los cielos, el de la Biblia y el de la Cuatroté.

Lo bueno para la atribulada simpatía popular del Presidente, es que se quitó de encima a estos dos personajes, que se dejaron contaminar por la ambición y la soberbia.

Salidos los primeros dos, hay una larga lista de espera en la que están todos los que piensan que son o pueden ser presidenciables. Lo que o han alcanzado a entender es que el zorro que domina la escena se está descartando de todos sus ases, hasta que solamente le quede su propia mano sin naipes para ofrecerla en 2024.

Ya veremos ir cayendo a unos y permaneciendo al otro.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.