¡Los Yunes del puerto bajo fuego moreno!

Cuero
Clan Yunes FOTO: WEB
- en Opinión

Irineo Domínguez Méndez / En el artículo anterior expuse que la carrera por la gubernatura de Veracruz ya arrancó. Los resultados electorales desmerecieron las expectativas del electorado. La alianza PRIANPRD no rindió los triunfos esperados; fueron barridos por la alianza “juntos haremos historia”. Los panistas triunfaron, de manera aplastante, solo en el distrito de Boca del Río, tanto a nivel federal como local; lo que no sucedió en el distrito que ganó el PRI, en el IX federal. Los triunfos panistas han incrementado el odio que sienten por ellos los morenos; quienes sí aceptan, sin rezongar, las victorias del PRI.

Para muchos analistas, es un acoso político lo que sufre la familia Yunes-Márquez. El padre ha sido cuestionado y supuestamente denunciado infinidad de veces ante la PGR y, sin embargo, siempre ha salido limpio de las imputaciones que le endilgan. Su “pecado” fue vencer al actual gobernador en el 2016 y, después, intentarlo otra vez a través de la postulación de su hijo. A pesar de haber perdido la gubernatura en su segundo intento, la factura política ya estaba emitida. Por tal razón, no recibe el mismo trato “olvidadizo” que ciertos priístas señalados de corrupción. Hoy, el acoso es total.

Todos reconocen que, el bastión de votos que tienen en los distritos Veracruz-Boca del Río, es casi impenetrable y, por lo tanto, su territorio invencible. Seguramente las mayorías los apoyan por buen desempeño que tienen como funcionarios los candidatos electos. Los adversarios políticos tendrán que esperar hasta el 2024 para volver a intentar quitarles esas mayorías; mientras, para quienes los acosan, ya ni llorar es bueno.

En cuanto a la búsqueda de la candidatura por la gubernatura de Veracruz con aliados, incuestionablemente, al PAN le favorecen los números. La diferencia de votación entre este partido y el PRI es de casi 200,000 votos a favor del PAN. Una nueva alianza entre los tres partidos los hará competitivos ante la de “juntos haremos historia”. Ignorar una derrota anunciada, al participar separados, es cerrar los ojos caminando hacia el precipicio.

Desafortunadamente, la familia Yunes-Márquez enfrenta otro enemigo: el que tiene en casa. Grupos al interior del PAN desconocen el liderazgo que ha ganado esta familia. Tal vez el último triunfo los haga cambiar de opinión; aunque es improbable. Quienes sí los apoyan son los sectores productivos, en sus tres niveles. Junto con ellos, los Yunes-Márquez volvieron a vencer a los morenos. Aunque pegue berridos, Exsome Zapata perdió ¡otra vez!

Los problemas legales que hoy enfrenta Miguel Ángel Yunes Márquez son un obstáculo más para desgastarlo políticamente, que busca inhibirlo y no sea el abanderado de la posible alianza con el PRI-PRD. Es una señal a los aliados para que “pongan” otro candidato. Si Miguel Ángel resulta inocente de falsa acusaciones, sus posibilidades de triunfo en el 2024 aumentarán; se probaría que es una víctima más del sistema.

Por otro lado, existe una carta bajo la manga. Esa podría ser Fernando; quien también sufre el embate del actual sistema. En cuanto a Fernando, seguramente actuó apegado a derecho para autorizar la construcción del edificio que hoy le acarrea críticas. Estos hermanos, políticamente, tendrán que meditar cada acción que ejecuten. Los ojos de sus adversarios están sobre ellos. Limar asperezas con compañeros de partido es otra tarea pendiente. Ojalá salgan bien librados. Ellos entienden, como muchos, el significado de la palabra “ojalá”.

Otro sí digo. – Ahued acabó con las aspiraciones políticas de David Chedraui; ¿Hizo lo mismo con las propias?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.