Monreal demostró política de alto nivel en Veracruz, en un contexto de arrabal jarocho

Monreal
Ricardo Monreal FOTO: WEB

Si bien es cierto que esta será la elección más concurrida en las urnas en la historia reciente de nuestro país, también será la más cuestionada, impugnada y desacreditada debido a la efervescencia que han desatado los hombres que ostentan el poder. Para muestra, Veracruz, donde el nerviosismo los obliga a violentar no sólo la ley electoral, sino hasta rayar en la violación del Estado del derecho.

Dice el dicho popular que, para que a acuña apriete, ésta tiene que ser del mismo palo y tuvo que ser el poderoso pastor de los senadores morenistas, Ricardo Monreal, quien tuvo que venir al estado de Veracruz y señalar que no se le puede limitar el derecho a ser votado a los contrincantes políticos, más bien deben ser los electores quienes determinen si los aceptan o los rechazan.

Pues tenga por seguro que esas palabras llevaban dedicatoria precisa con dirección al Palacio de Gobierno de la calle de Enríquez, y con copia para el Palacio del Encanto, con eso de que se tapan con la misma cobija para qué dar tantos rodeos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.