El rencor histórico de López Obrador se acrecienta contra el INE

INE
Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB

«Entre mis huesos delirantes, arde; arde dentro del aire hueco, horno invisible y puro; arde como arde el tiempo»; Acabar con todo. En este fragmento, Octavio Paz nos dice que el rencor quema y que no es difícil de apagar, aunque pasen muchos años de la afrenta. La ofensa que sufrió Andrés Manuel López Obrador, hoy poderoso presidente de México, el 2 de julio de 2006, al parecer, aún está fresca en la memoria del actual mandatario. Su imagen como presidente legítimo portando una imitación de la banda presidencial, fue ridiculizada por sus opositores.

AMLO sabe que, en ese momento tan crucial, el presidente del Consejo General del IFE (hoy INE), Luis Carlos Ugalde Ramírez, se dejó tentar por las delicias del poder y avaló el triunfo de Felipe Calderón por una pírrica diferencia de sólo 0.7 por ciento. De ahí en adelante, el tabasqueño ha tenido sus reservas contra el árbitro electoral. Hoy que ya no es oposición, el INE de Lorenzo Córdova le estorba al presidente, AMLO no quiere al INE; éste no se ha prestado para que sus proyectos electorales fluyan con naturalidad.

El hecho de que el INE haya descalificado a los candidatos morenistas de Guerrero y Michoacán, por no entregar sus gastos de precampaña, le ha calado muy hondo y ha refrescado el rencor histórico que tiene contra el árbitro electoral. Por eso, no nos debe de extrañar que pronto proponga una reforma de raíz al INE, un árbitro que no se ha dejado doblegar a su poder omnímodo. Ya veremos a hora qué pasa con los miembros del Tribunal Federal Electoral, quienes tendrán la última palabra.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.