Cuitláhuac le cuida “propiedades” a Duarte

Duarte
Cuitláhuac García Jiménez; Javier Duarte de Ochoa FOTO: ESPECIAL
*Que es muy elevado proceso de incautación
*El rancho “Las Mesas” será para el Ejército

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / ¿QUE DIRIA el Presidente Andrés Manuel López Obrador si se enterara que el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez, su protegido, está pensando seriamente en renunciar a la expropiación o incautación de bienes que el ex Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares hizo al, también, ex mandatario Javier Duarte de Ochoa –actualmente en prisión por asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita-, solo porque argumenta que es muy caro seguir con el proceso legal, ya que, según dice, “la incautación de bienes que Miguel Ángel Yunes Linares “presumió” durante su administración fue un engaño y muestra de ello es que a la fecha siguen los juicios por terrenos y aeronaves que habrían sido adquiridos durante el sexenio de Duarte, presuntamente, mediante el desvío de recursos?. De Enterarse, AMLO, que desea despojar a los corruptos de sus bienes, seguramente montaría en cólera y García Jiménez quedaría muy mal parado, aunque conociendo el cariño que le tiene al mandatario nacional acaso lo perdonaría y asumiría la recuperación en sus manos, porque a decir verdad, es muchísimo dinero el que se encuentra en juego en bienes muebles e inmuebles, salvo que Cuitláhuac se esté reservando para llegado el momento devolvérselas al ahora inquilino del reclusorio Norte en pago a los favores que, según corren de boca en boca, el ex marido de Karime Macías le prodigó al ahora gobernador en apoyo a su primera campaña, cuando sentó las bases para ganarle, dos años después la Gubernatura a Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo del mismísimo, entonces, Gobernador del Estado.

POR ELLO Cuitláhuac, lejos de negociar a favor de Veracruz, está entregando a las instancias preferirías del Presidente Andrés Manuel López Obrador algunos bienes, entre otras a la Secretaría de la Defensa Nacional el rancho “Las Mesas” ubicado en Valle de Bravo, Estado de México, incautado al exgobernador Duarte de Ochoa, y que por dos años el Gobierno de Veracruz buscó la forma de mantenerlo, pero “no hubo manera” por el alto costo de su manutención, y es por ello que Cuitláhuac se queja de que la pasada administración sólo le dejó complicaciones legales, ya que, además, en el caso del rancho existe un tercero al que se le deben cuidar sus derechos. “Hemos ido actuando dentro de lo legal y por eso a la Sedena (se entregará el rancho), esa es la razón: porque lo hicieron mal (ya salió el jurisconsulto). Buscamos durante dos años la forma de finalmente tenerlo, pero no la encontramos, no hubo forma”, dice un mandatario que no le gusta gastaren la contratación de expertos y, por el contrario se hace rodear de improvisados, lo que demuestra porque el Estado está como se encuentra.

LO PEOR es que sin un equipo legal experto, vamos, y con una Fiscalía General del Estado inexperta –que tiene que liberar a detenidos al no poderles cuadrar delitos, como 8 jóvenes que fueron literalmente levantados en Orizaba por elementos policiacos, pero que ante las denuncias de familiares finalmente reconocieron que en realidad fueron detenidos por ultrajes a la autoridad, portación de armas de fuego y delitos contra la salud para, finalmente ser liberados al no tener ninguna prueba contra ellos-, en Veracruz no se puede avanzar mucho. Un tema por demás importante sería que el Secretario de Gobierno fuera un abogado prestigiado y no un ingeniero agrónomo que debería estar en la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Pesquero, y que ya es mucho decir. Y es que Patrocinio Cisneros Burgos, sin el mayor conocimiento del derecho solo se la pasa urdiendo maquiavelidades sin sustento, causando daño a terceros al ordenar detenciones arbitrarias, como está ocurriendo con líderes y candidatos del PRD, jóvenes por el solo hecho de serlo, y cualquier ciudadano que se aponga a sus caprichosos, usando para ello una Fiscal que impuso en el cargo tras tenerla como directora jurídica en la dependencia que dirige, sin más experiencia que el notariado.

POR ELLO Cuitláhuac, en vez de recuperar la fortuna expropiada a Duarte asume que “fue un total engaño a la población, hubo un pago del Gobierno por una propiedad ajena, es una expropiación, ¿Qué clase de recuperación es esa ?, tuvimos que pagarle a la presunta dueña, quien demostró en el juicio ser la dueña, se tuvo que llegar a un acuerdo con ella ”, refiriéndose a la casa ubicada en Tlacotalpan y que era propiedad de Duarte de Ochoa, inmueble que también fue expropiado por Yunes Linares, y al que el actual Gobierno no le encuentra la cuadratura.

Y ES que sería una lástima que por flojera, desconocimiento o por solo proteger los bienes de Duarte, Cuitláhuac García no contratara un buen despacho a destajo o comisión para que el Gobierno del Estado pudiera agenciarse las 41 propiedades expropiadas que no son poca monta, entre otras aeronaves, fincas, tres departamentos en Santa Fe, en la Ciudad de México; un rancho en el Edomex, 21 parcelas en Campeche –que ya están siendo devueltas a sus verdaderos propietarios- y otros inmuebles de lujo que, si bien ninguna de ellas está a su nombre, como consta en el expediente de denuncia que presentó la, entonces, Procuraduría General de la República (PGR) por los delitos de asociación delictuosa y lavado de dinero, estos bienes –ya asegurados– fueron adquiridos con prestanombres y deberían pasar a formar parte de las propiedades del Estado. Y es que debe saber el Gobernador que el decomiso de los bienes es equiparable a la reparación de los daños.

OTRAS propiedades son: 21 parcelas ubicadas en Lerma, Campeche que fueron adquiridos a un precio muy por debajo de su costo original y vendidos a empresas y personajes relacionados con Duarte. La compra se habría dado a través de una triangulación que involucra a José Juan Janeiro, Alfonso Ortega López, Moisés Mansur y Rafael Gerardo Rosas, quienes habrían falseado información para poder adquirir los derechos parcelarios. El rancho Las Mesas. Ubicado en Valle de Bravo, propiedad que cuenta con caballerizas y un lienzo charro y tendría un valor aproximado de 200 millones de pesos cuyo propietario sería Moisés Mansur, prófugo de la justicia. Cuatro departamentos en Boca del Río en Torre Pelícano que se adquirieron por un costo de 10 millones de pesos, pero de acuerdo con el gobernador Miguel Ángel Yunes dos de ellos se habrían unido para hacer una sola propiedad. En los otros departamentos vivían Mónica Macías, hermana de Karime, y en otro José Armando Rodríguez, concuño del exgobernador. Condominio Finestre de Ixtapa Zihuatanejo donde Duarte sería propietario de cuatro departamentos. En Cancún 5 propiedades entre locales y departamentos, entre ellos el condominio Tania Residencial donde Duarte compró una propiedad por 3 millones de pesos. Dos inmuebles más ubicados en la Carretera Puerto Juárez, ubicados en el lote 48 y lote 15, y la unidad 69-2-192 del Condominio Maestro de Puerto Cancún, y el lote 109 del Condominio La Laguna. En fin, sería una lástima que Cuitláhuac estuviera esperando la liberación de Duarte para devolvérselos por otros favores recibidos. Así las cosas. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.