Clara Luz Flores era “banda amarilla” en NXIVM, lo que la hacía reclutadora de esclavas sexuales para Keith Raniere

NXIVM
Clara Luz Flores era “banda amarilla” en NXVIM, lo que la hacía reclutadora de esclavas sexuales para Keith Raniere FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / Ahora nos enteramos que el caso de Clara Luz Flores y sus vínculos con la secta NXIVM se ha venido ventilando desde el año de 2017, cuando la candidata de Morena a la gubernatura de Nuevo León todavía era alcaldesa del municipio de Escobedo. Fue un artículo de Frank Parlato, quien con su investigación y las pruebas que ha aportado durante muchos años, hundió a la secta NXIVM y a Keith Raniere. Parlarto en ese artículo de noviembre de 2017 anotó: “La alcaldesa Clara Luz Flores Carrales está adoptando la secta que practica marcar a las mujeres en su región púbica para marcarlas como esclavas. Escobedo es una ciudad y municipio de Nuevo León, México, que forma parte del área metropolitana de Monterrey. En el censo de 2010, la población era de 352,444. Con su rango ‘Amarillo’, la alcaldesa Clara Luz Flores está calificada para entrenar a estudiantes de ESP (Executive Success Programs). Ya no es una simple estudiante, sino que entró en las filas de quienes reclutan nuevos estudiantes”. De acuerdo con Parlato, Clara Luz Flores fue introducida a la secta por “Jimena Garza, quien, junto con su esposo, Omar Boone, dirigen el Centro Monterrey. El Sr. Boone y la Sra. Garza son socios del Sr. Salinas (Emiliano)”. Mientras tanto, cada vez resulta más aberrante la mentira de la candidata de Morena a la gubernatura de Nuevo León, quien dijo que no conocía a NXIVM ni a Keith Raniere, cuando según su rango ella era reclutadora de mujeres para ser marcadas en sus partes púbicas por su líder.

¡Pobrecito! Juan Vergel dice que, si fuera por credibilidad y experiencia, el candidato de Morena a la alcaldía de Xalapa sería él

Juan Vergel fue parte del staff de Hipólito Rodríguez y por desgracia para quien fuera director de Gobernación del ayuntamiento de Xalapa, el tufo de estupidez se impregna. Juan Vergel, exdirector de Gobernación del ayuntamiento de Xalapa apesta a Hipólito Rodríguez. Si usted pensaba que nadie del equipo del alcalde de Xalapa se atrevería a conceder para buscar sustituirlo, se equivocó. Entrevistado por los compañeros periodistas, Juan Vergel sostuvo que, si fuera por credibilidad y experiencia, él ganaría en la encuesta que definirá al candidato de Morena, al mismísimo Ricardo Ahued. Juan Vergel fue perredista, de hecho, fue dirigente estatal del PRD en Veracruz. Una vez desdeñado por ese partido se fue a coordinar en 2016 la campaña a la gubernatura de Alba Leonila, quien contendió por el PT; la señora no tenía posibilidades de ganar, pero era parte de la estrategia de restar votos a Yunes Linares, que fue quien finalmente ganó. Ahora Juan Vergel, sueña, como dijera Calderón de la Barca, “sueña el que afana y pretende, sueña el que agravia y ofende, y en el mundo, en conclusión, todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende”. Duro despertar tendrá Juan Vergel cuando salgan los resultados de esa encuesta.

Cae 7 % aprobación de AMLO; sólo un 13% cree mucho en él, un 53% cree poco en él y un 31% no cree nada en él; la peor calificación, economía

Al parecer la aprobación del gobierno de López Obrador no es inamovible. Durante meses nos hemos dado cuenta que a pesar de los evidentes yerros en el manejo de la pandemia, las incongruencias en la aplicación de la ley, el apoyo a sujetos innombrables como Salgado Macedonio, el combate contra los que no piensan como él, a pesar de esto y más, la aprobación al gobierno de López Obrador no bajaba, apenas se movía. El mismo presidente se envalentonaba diciendo que el pueblo sabio estaba de su parte. Sin embargo, la reciente encuesta de Gea-Isa demuestra que la aprobación del presidente ha bajado 7 puntos del mes de noviembre de 2020 a marzo de 2021. En noviembre de 2020 se reportaba que López Obrador tenía una aprobación del 57 por ciento y una desaprobación del 39 por ciento. En esta encuesta dada a conocer el día miércoles, la aprobación del presidente está en 50 por ciento y la desaprobación en 43 por ciento. Hay dos detalles interesantes en esta encuesta, el 70 por ciento de los encuestados desaprueba el manejo de la economía por parte del gobierno; hay que recordar que la gasolina sigue subiendo, lo mismo que los insumos de la canasta básica. Por otro lado, sólo el 13% de la población le cree mucho, el 53% le cree poco y el 31% nada. La credibilidad del presidente va a la baja. ¿Ya se están dando cuenta los mexicanos que muchas de las promesas que hizo en campaña no se cumplieron? Otra vez, la gasolina no está a 10 pesos, como prometió.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.