MORENA: Una mezcla de ignorancia, fanatismo y traición

Morena
MORENA: Una mezcla de ignorancia, fanatismo y traición FOTO: WEB
- en Opinión

Francisco Vargas / Es necesario precisar que el partido en el poder (Morena) se creó a raíz de líderes políticos desertores de otros partidos, principalmente del PRD y del PRI, estos a su vez antepusieron sus intereses personales por los colectivos, saltando de un partido a otro siguiendo a un individuo (Andrés Manuel López Obrador) y dejando atrás los principios, valores y trayectorias dentro de una organización, sabiendo que tarde o temprano, en un futuro no muy lejano, este obtendría el poder absoluto y por consecuencia ellos serían parte del festín, sin embargo para llegar a la cima del poder político, tuvieron que pasar por un sinfín de circunstancias; engaños, traiciones, atropellos, injurias, descalificaciones y difamación por mencionar algunas. Todo el capital político importado sirvió como base operativa de Morena para que en 2018 arrasaran en zonas que estaban completamente controladas por el PRI, PAN o PRD.

Este grupo de líderes políticos que dirigen en este momento Morena a nivel nacional, se limitan simplemente a seguir con el mismo discurso que promovía López Obrador en 2006, 2012 y 2018, a pesar de que actualmente ellos tengan el poder, es decir, que sin descaro y vergüenza alguna, siguen evadiendo responsabilidades y culpas que les corresponden lógicamente a ellos, culpando a los gobiernos pasados, al “neoliberalismo”, a la corrupción, a pesar de que en este gobierno por increíble que parezca ha aumentado la misma corrupción y obviamente la ineptitud con pésimos resultados que tienen a nuestro país con mayor pobreza, desigualdad y menos crecimiento.

La militancia de este partido es la más manipulable de todas, la cual omitió los evidentes errores y el cinismo de colocar en lo más alto del poder, dentro del gabinete y en el poder legislativo a ex priistas y ex panistas como pago de los favores que le hicieron al Presidente, sino pregúntense que hacen políticos como Manuel Bartlett, Alfonso Durazo, Germán Martínez, Manuel Espino o Ricardo Ahued, por mencionar algunos, en altos puestos públicos e incluso como candidatos a Gobernador.

Es entendible y comprensible que existan sujetos que omitan estas evidentes faltas y ofensas a su supuesta honestidad debido a que está de por medio su trabajo, su salario y su puesto, por ello es que casi nadie se atreve a desafiar a López Obrador y quien lo hace termina misteriosamente presentando su renuncia: Carlos Urzúa o Víctor Manuel Toledo son algunos ejemplos.

Si este partido político, que ha demostrado ser el más incongruente e incapaz para gobernarnos, vuelve a ratificar su victoria como en 2018, los que realmente demostraremos no querer el progreso de México seremos nosotros como ciudadanos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.